11
Voto(s)
 Alicante Vivo

<{$site.name}> un blog sobre cultura, historia, tradiciones y lugares de la provincia de Alicante

www.alicantevivo.org | Detalles

  • RSS Feeds : Titulares de Alicante Vivo : Titulares de Alicante Vivo





  • LA ERMITA DEL SOCORRO DEL RAVAL ROIG - 08-09-2017

    El Raval Roig a finales del siglo XIX. 
    Se está reconstruyendo el pretil de cantería

    El primer documento que encontramos de la desaparecida Ermita del Socorro es de fecha 1 de Marzo de 1586 y dice textualmente: 

    El frare Crexensio de Urrea Sindith del Convent y Monestir de nuestra Señora del Socos del orde Sant Agosti, construhit fora los murs de la ciutat de Alacant no estat referit que los Justitia , Jurats y Consell de esta ciutat Vista la necessitat que los frares de dit monestir patexen a causa de la carestía del temps han determinat en Consell de fer caritat a lo dit convent y Monestir de una arrova de farina cada semana fins a la dia de pascua de sperit sant.

    Llevaban los padres Agustinos poco tiempo en dicha Ermita, ya que se establecieron en ese lugar el 28 de junio de 158.

    Vicente Bendicho en su crónica dice que la Ermita está muy cerca del pozo de agua llamado comúnmente del Drac, de quien se refieren viejas fabulas. Dicho pozo distaba solo seis o siete pasos de la orilla del mar 

    La Ermita a principios del siglo XX

    Fueron fundadores de la Ermita fray Miguel Salort, catedrático de Teología de la Universidad de Valencia y el padre fray antonio Bernat, prior del convento de San Agustín de Orihuela. Su primer prelado fue fray Balthasar Llopis, que tomó posesión el 10 de junio de 1.585. 

    Juan Bautista Maltés Y Lorenzo López indican en su crónica que con anterioridad a esta fecha la Ermita tenía el titulo de la Virgen del San Lucas y que en otros tiempos fue casa de recreo de los Caballeros Templarios como la manifestaban los vestigios que allí se habían encontrado. 

    A pesar de que los padres Agustinos fueron los que pusieron el título de Nuestra Señora del Socorro, durante algún tiempo permaneció su primitiva invocación en lengua materna de la Mare de Deu del LLuc por la imagen que allí se veneraba, que traía su nombre del Santuario de Nuestra Señora del Lluc de Mallorca. Se dice así mismo en la crónica,  

    que era grande la devoción que avia á este Santuario de la Virgen y mucho gentío que concurría, especialmente los martes para hacer sus depuraciones á Nuestra Señora, y impretar el alivio a sus ahogos

    Otro cronista como Viraevns dice que primitivamente la Ermita fue dedicada a San Sebastián Copatrón de la ciudad para posteriormente, pero ante la devoción pública que se tenía por la Virgen del Lluc, cambió su nombre. 

    La Virgen del Lluc

    En la actualidad todavía se conserva la imagen de la Virgen del Lluc, que está pintada al oleo en un lienzo de 50,5 por 40,5 centímetros6 de ancho y dentro de un relicario de bronce. Viste una túnica blanca con rayas oscuras, adornando su cuello con una gorguera, la cabeza está ceñida por una corona y tiene en sus brazos a un Niño-Dios. Este cuadro fue restaurado en el 2006 por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Generalitat Valenciana. 

    La primera Virgen del Socorro fue una talla que trajeron los Agustinos, vestía túnica blanca y capa azul, coronada con una diadema. En su brazo izquierdo mostraba un Niño-Jesús y en el derecho una flecha que apuntaba a un monstruo que se retorcía a sus pies y que dirigía sus garras a otro niño que la Virgen cobijaba bajo su manto. 

     
     La Virgen del Socorro. A la izquierda el Puto  
    (Foto: Sánchez. AMA)

    Los frailes Agustinos al pasar el tiempo y comprobar lo desierto del lugar, que estaba fuera de los muros de la ciudad y que además por estar a la orilla del mar era algo peligroso, se adentraron en la ciudad, y construyeron un convento dejando allí solo un religioso. 

    Se fomentó la devoción a Nuestra Señora del Socorro y posteriormente fue la Parroquia de Santa María la que se hizo cargo del culto de la Ermita. 

    En 1.744 se construyó un retablo que adornaba el altar mayor, tenía un lienzo de San Patricio y otro de San Gerlasio, en su parte central la imagen de la Virgen del Socorro y en su parte más alta una talla de San Agustin. En dicho retablo aparece por primera vez la figura de un extraño animal en forma de demonio, que ataca al niño-marinero que la Virgen protege bajos u manto. Popularmente en el Raval Roig es conocido como el Puto del Socós y es utilizado para denominar a las personas poco favorecidas en su aspecto físico, aquello de que ?eres més lleig que el puto del socós?.

    Al mismo tiempo que se construyó el retablo, se hicieron obras para reparar los desperfectos que con el paso del tiempo se iban produciendo. 

     Interior de la Ermita del Socorro en 1971 (Foto: Goyo)

    Ante los problemas que en 1.776 presenta en su cubierta, se encarga al maestro de Obras Manuel Martínez que realice un reconocimiento ?del entabacado del Hospicio de la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro de nuestro Padre San Agustín? que dictamina las obras que hay que realizar cuyo importe aproximado se fija entre cuarenta y cuarenta y cinco libras. 

    Así mismo en 1.867 se hicieron obras de reparación por suscripción popular que iniciaron D. Ramón Samper y D. Joaquín García Baillo, curas de Santa María. Más adelante en 1.872 D. Rafael Thous colectó otras limosnas de los vecinos de la ciudad, con las cuales se atendió la restauración de la mesa del Altar mayor y otras mejoras en el edifico de la Ermita. 

    En mayo de 1.931 muchos establecimientos religiosos de la ciudad sufrieron los desmanes de grupos incontrolados que llegaron a quemar y saquear, algunos de ellos.  Uno de estos grupos intentó quemar la Ermita, pero unos vecinos del Raval Roig en su mayoría republicanos lo impidieron de una forma enérgica y decidida. 

    Pero en los años setenta, lo que intentaron en su día otros con acciones violentas, lo consiguieron los intereses inmobiliarios de la promotora YORACO, con la docilidad de las corporaciones Municipales, la aprobación de la iglesia y la desidia de los responsables culturales, ya que la Ermita fue derruida para construir un garaje. 

    En una sesión de fecha 11 de agosto de 1.966 el Ayuntamiento de Alicante, presidido por D. Fernando Flores Arroyo aprueba por unanimidad la opción C del Plan de reforma interior del barrio, que significaba el comienzo de la remodelación de la zona que posteriormente conllevaría la destrucción no solo de la Ermita sino también de la Plaza de Topete. 

    La opción A que conllevaba el conservar las características del Raval Roig, imponiendo unas normas rígidas para evitar la construcción de elementos que desdijeran de su aspecto externo tradicional, quedó en el olvido. 
     
    La ermita, poco antes de ser derribada. Año 1973

    El proceso de desaparición de la Ermita se puso en marcha, culminando en agosto de 1.973 fecha en que fue derruida. 

    A finales de septiembre de 1.971 el párroco de Santa María comunica a los feligreses que asisten a Misa que esa era la última vez que se reunían y que la Ermita iba a desaparecer. 

    Al mes siguiente, un grupo de 38 vecinos y vecinas elevan un escrito con sus firmas, dirigido al Ministerio de Educación y Ciencia donde estaba Bellas Artes de quien dependía el patrimonio cultural y religioso como la Ermita del Socorro. 

    En el mismo solicitaban que se paralizaran los trabajos de demolición de toda la zona por no ajustarse al Plan General de Ordenación Urbana de Alicante, en lo referente a la ?zona histórica artística ?. 

    En su tardía contestación en septiembre de 1973, el Ministerio no solo se limitó a pedir a la promotora Yoraco a que le remitiera un proyecto de nueva Ermita ?cuya traza y característica deberán de ser análogas a las de la destruida? sino que contestaba a los vecinos, acusándolos de que su interés por la Ermita, nada tenía que ver con el patrimonio, sino que lo que a ellos lo que les interesaba de verdad eran las fiestas del barrio.

     La desaparición de la Ermita no tuvo mucho eco en la Prensa local, no obstante, recogemos una parte de un artículo de Nicolás Verdegás de noviembre de 1.974 que con una gran dosis de ironía reflexiona sobre este hecho. Y que dice textualmente: 

    Desapareció, pues la venerable Ermita sin mayores penas que la de los alicantinos. Pero el ?entorno? ha sido mejorado al parecer. Fijémonos si no en la maravillosa estampa de la Casa de Cultura, tana acorde ella con el paisaje levantino, tan entonada con sus grises y sus negros, con un conjunto tan agradable y armónico, de tan deslumbradora belleza que los alicantinos y forasteros que en ella reparan han de apartar la vista de la misma lo más rápidamente posible, aún a costa de tener que ver el Meliá. 

    Las ciudades que suelen ser generosas a la hora de rotular sus calles y avenidas con nombres de sus munícipes, deberían de recordar de alguna forma a quienes fueron responsables de desaguisados tales como la destrucción de la Ermita y otros ejemplos que hemos padecido en nuestro Alicante. 

    ÓSCAR LLOPIS 
    BARRAGÁN


  • LA PRINCESA LADY DI EN ALICANTE - 31-08-2017
    Se cumplen hoy 20 años del accidente de tráfico que costó la vida a la Princesa Diana de Gales y a su pareja sentimental Dodi Al-Fayed. Perseguidos por los paparazzi, su coche que circulaba a gran velocidad por las calles de París se estrelló contra la decimotercera columna del túnel del Alma situado en la capital francesa. 



    Hoy hemos querido recordar un breve episodio casi desconocido por los alicantinos. Se trata de la fugaz visita que realizó Lady Di a Alicante un año antes de su muerte. El lugar elegido para hospedarse fue el recientemente derribado Hotel Sidi San Juan situado en el Cabo de la Huerta. 

     El 3 de mayo de 1996 la Princesa Diana llegó de incógnito al Aeropuerto del Altet y tras esquivar a periodistas y miembros de la seguridad y de la Policía cogió un taxi a las puertas del aeródromo que la llevó directamente al Hotel Sidi San Juan. En aquellos momentos la vida pública y privada de Lady Di era aireada de forma inmisericorde por toda la prensa mundial convirtiéndola en el objetivo de todos los focos de la prensa. Una foto robada de la princesa valía millones. 



    Pese a que el taxista y los miembros de seguridad del Altet se negaron en todo momento a desvelar el hotel en el que se hospedaba Diana de Gales, lo cierto es que a las pocas horas los periodistas rodeaban el Hotel Sidi San Juan. Compañeros del taxista que condujo a Diana de Gales al hotel alICantino desvelaron que habían visto el vehículo circulando por la Playa de San Juan. Sólo había un hotel con la suficiente categoría (5 estrellas) para albergar a un miembro de la realeza: el Sidi. 

    Periodistas de la prensa amarilla inglesa reservaron habitaciones fingiendo ser deportistas o empresarios con el único fin de obtener la codiciada exclusiva. La princesa descubierta y acosada abandonó rápidamente el hotel sin, al parecer, cumplir con su objetivo que era visitar a un amigo enfermo.




    Pese a tener reservada la habitación para el lunes siguiente, sólo 18 horas después de su ingreso en el hotel de lujo Lady Di canceló su reserva y marchó al aeropuerto del Altet en una furgoneta del aeropuerto siendo perseguida por periodistas que la siguieron hasta el aeropuerto alicantino. Apenas pudo cenar y desayunar en el hotel y realizar un breve paseo por la playa de San Juan. 


    Desde ese momento la habitación 6619 quedaría señalada como la habitación en la que durmió Lady Di. Por desgracia el cierre y el derribo del Hotel Sidi San Juan se llevó por delante esta anécdota y la historia del único hotel de cinco estrellas de Alicante, el hotel que eligió toda una princesa inglesa.


    El resto de la historia ya es por todos conocida. 

    FUENTES CONSULTADAS: Diario Información
     




  • LAS PLACAS RÚSTICAS Y EDUCATIVAS DE EDI - 03-08-2017
    Empecemos por decir que EDI es una empresa inmobiliaria de larga trayectoria alicantina (aunque con cambio de nombre) desde hace muchos años y resulta que varios de sus edificios han sido rotulados  mediante unas placas cerámicas con el nombre de los mismos, pero nos vamos a centrar en unas cuantas donde el nombre del edificio se hace coincidir con el de la calle donde se ubican, y que están dedicadas a algún personaje del que a veces no tenemos ni idea de quien fue, pues bien, la  empresa nos ayuda adjetivando al mismo con su profesión o principal dedicación. Veamos unos ejemplos...
    Este colorido edificio que está en Castaños 37-Pascual Pérez, se llama...
    General Castaños 37, ya que efectivamente fue un general de la Guerra de la Independencia.
    Sito en la C/Belando, la Guía Urbana de Alicante nos dice que: "Nicolás de Jesús Belando, Alicante 1699 -1747 fue un escritor e historiador franciscano".
    Benito Pérez Galdós efectivamente es muy conocido y no necesita presentación, pero al haber añadido "Literato" nos ayuda a recordar.
    En la céntrica y conocida C/Segura, pero...no es Magistral, sino Fray Jacinto Segura (gracias Sr Campello)  y según la Guía Urbana "Alicante 1668-Valencia 1751, religioso dominico maestro de San Vicente Ferrer" La C/Magistral Segura, está  en San Blas, entre Soto Ameno y Wenceslado Fernández Florez. Un pequeño error lo tiene cualquiera.
    Calle muy conocida del Pla del Bon Repós dedicada al no menos conocido personaje y que según la Guía:"Antonio Maura y Montaner, (Palma de Mallorca 1853-Torrelodones 1925) ministro del gobierno en diferentes ocasiones durante el reinado de Alfonso XIII"

    En Alfonso el Sabio 39 ya no pusieron la placa "rústica" sino este letrero de acero inoxidable, con el nombre de la calle en versión..."murciana" y entiéndase como tal la costumbre que tienen los murcianos de la capital de nombrar así a su céntrica, bonita y arbolada avenida,    sin "El Sabio". Lo mismo que aquí decimos Alfonso el Sabio a la nuestra, sin el X.

    Avda. Alfonso el Sabio 39.
    Publicado en Alacantí de profit








  • "LES FESTES DE CARRER" EN ALICANTE - 30-06-2017
    Los primeros datos que existen sobre las fiestas de nuestra ciudad, nos remontan a principios del siglo XIX, cuando se celebraban por motivos como los de bodas, alumbramientos o visitas reales, celebración del carnaval o como en 1.820 para solemnizar la restauración del sistema Constitucional. Tras la desamortización de 1.836 crecen el numero de fiestas en los barrios, donde los vecinos de forma particular organizan los festejos. 

    Eran los casos de las calles de los Porchins, Plaza de San Cristóbal, calle de Teatinos, Mayor y Santa Teresa y otros. El 27 de abril de 1.837 los Mayordomos del barrio de Santa Cruz Antonio Ferrer y José Cerdá solicitaban al Ayuntamiento permiso para celebrar ?misas, sermón, disparo de morteretes, y tocar ?el instrumento llamado donzayna?, y celebrar bailes de danzas, "en honor a la invención de la Santa Cruz".


    Ese mismo año de 1837 Francisco Martínez, Miliciano Nacional de la Compañía de Granaderos y vecino de la Plaza de Santa Teresa del barrio Nuevo en un oficio dirigido al Ayuntamiento en el mes de Agosto solicita ? que en obsequio al feliz día en que la augusta Reyna Gobernadora Dña. María Cristina de Borbón tomó las riendas del Gobierno en nombre de su amada hija la Reyna Dña. Isabel Segunda, todos los años por Santa Cristina en Memoria de tan fausto día se ha hecho fiestas en dicha plaza y calles, de tres días de danza, otros tantos de toros con maroma y otras diversiones inocentes con adorno de las fachadas, banderas, portaladas y faroles para la iluminación?.

    Vicente Perez, Vicente Galán y Mateo Beviá , Mayordomos de la Cofradía de Nuestra Señora del Socorro en su escrito de fecha 4 de Septiembre de 1.839 exponen ?que habiendo llegado la época para la celebración de las fiestas que tienen determinar ejecutar en el Arraval Roig extramuros de esta Ciudad y se reducen a celebrar en el día 8 de los corrientes función de Iglesia en el 9,10 y 11 por sus noches fuegos artificiales de Castillo y cuerdas, en las tardes de 12, 13 y 14 toros con cuerda y por las noches danzas?. En el margen de la petición hay una anotación concediendo el permiso y que indica que los fuegos artificiales debían de realizarse ?en el ámbito que media desde la Hermita del Socorro a la de Santa Ana?. 


    En 1.840 Agustín Marcili en representación de los Mayordomos del Raval Roig, solicita permiso para la celebración de varias fiestas, danzas, así como para el disparo de dos castillos de fuego que se situaban entre la Ermita del Socorro y la también desaparecida de Santa Ana.
    Un apartado muy importante de estas fiestas, ha sido el de las danzas, que ya se celebraban en 1.839, encontrando numerosas referencias literarias como la de la Vila y Blanco, a raíz de las celebraciones que se llevaron a cabo en 1.858 con motivo de la visita de la reina Isabel II ,y que decía lo siguiente:

    "Si veis bailar a las mujeres del Raval Roig y Santa Ana, os inspirarán piadoso respeto aquellas hijas o esposas de honrados pescadores que piensan más en el mar que en el baile, y en la desgracia que en los placeres".

     En un oficio de fecha 17 de Mayo de 1.844 los Mayordomos de Santa Cruz, en el permiso que solicitan para la celebración de las fiestas, incluyen la realización entre otros actos de "las carreras de pollos" que es el primer antecedente de juegos populares que hemos encontrado en los archivos municipales.


    El 8 de Agosto, Domingo Moya y Mariano Borras, mayordomos de la Ermita de San Roque que se encontraba en el cuartel décimo exponían "Que como es costumbre y de inmemoriales hacer la función al Santo con adorno de calles y fachadas, suplican a Vs. Tenga a bien conceder la licencia para dicho fin en los días 15,16,17 y 18 la función de la calle llamada Cerdans y de subida de San Roque y en los días 19,20 y 21 correr unos toros con cuerda por dicho barrio". El alcalde dio autorización, pero el Jefe Político puntualizaba que al haber toros debía ser la autoridad gubernativa quien la concediera. Para evitar la suspensión, el alcalde alegó que los toros de cuerda "no eran una corrida de toros y novillos" y que los vecinos costeaban los gastos al no haber empresarios por lo que no se les podía aplicar ningún arbitrio. El 16 de agosto, fiesta del patrono, don Idelfonso de Aharán aceptaba "puesto que no hay empresarios" celebrar las fiestas con toros enmaromados. La antigüedad de la celebración de corridas de toros en San Roque se remonta a Junio de 1.700, donde don José Caballero solicitaba del Real Consejo, autorización para celebrar una fiesta de toros. 

    El Jefe Superior Político de Alicante, José Rafael Guerra recibe ordenes, para solemnizar los matrimonios de la Reina Isabel II con su primo Don Francisco de Asís de Borbón y Borbón, Duque de Cádiz que se celebró el 10 de Octubre de 1.846 y el de su hermana Luisa Fernanda con D. Antonio de Orleáns, Duque de Montpensier que se llevó a cabo al día siguiente. En un boletín extraordinario indica que "Fortuna y grande, es que las Regias bodas se hayan celebrado entre personas que tan identificadas se hallan con las leyes fundamentales de una Nación poderosa y de otra que también lo fue, y lo volverá a ser con el favor de Dios. Siempre piadosa la Reina, quiere que las fiestas y regocijos que produzca su Regio enlace venga á enjugar las lágrimas del desgraciado, aliviando en lo posible su penalidad y miseria". El encargo es el de celebrar "fiestas y recogijos públicos que se acomoden á los hábitos y costumbres del país, procurando que se verifiquen con los menos gastos posibles que serán de abono á este Gobierno político y á los pueblos respectivamente, y quiere que tales días se distingan señaladamente dando algún socorro, según su procedencia, á los pobres presos y á los desvalidos que se encuentre en los establecimientos de beneficencia ó en sus casas faltos de ausilio para sus dolencias ó necesidades". Atendiendo a estas indicaciones entre otras acciones caritativas , se dispuso dar un vestido completo a los cuatro ancianos más pobres y que más y que más lo merezcan de la Parroquia de Santa María y San Nicolás.

    El Gobernador provincial de Alicante en Julio 1848 indica que ?los Mayordomos encargados de la Cofradía de San Antonio, extramuros de esta ciudad me han pedido permiso para celebrar fiestas de calle en el referido Barrio a mediados del mes entrante y como en ellas hayan de dispararse morteretes y cuerdas de fuegos artificiales?.

    El Gremio de Mareantes de San Pedro en 1849 para celebrar el santo de su patrono y de acuerdo con sus estatutos piden permiso para "tocar donzaina de víspera del Santo, llevarlo en procesión por la tarde al convento de San Francisco en donde se celebrará misa y sermón".

    Ese mismo año los vecinos de la Puerta de la Reyna que celebraban fiesta el día 1 de septiembre en honor al divino Rostro de Nuestro Señor Jesucristo, solicitan permiso para ?el disparo de morteretes en transito, misa, tres noches de iluminación con música y para el ultimo día el ascenso de un globo aerostático? una actividad esta último que aparece por primera vez en el calendario festivo de nuestra ciudad y que se mantuvo hasta mediados del siglo XX.

    Así mismo los vecinos de la Puerta de la Reyna y mayordomos de San Nicolás patrón de su barrio piden permiso para la procesión y una vez acabada esta ?la alborada y reparto del pan quemado y estampas ?y por último para llevar a cabo? carreras de conejos y otros juegos sencillos?

    Siguiendo el recorrido de las fiestas de calle en nuestra ciudad, en Junio de 1850 el pedáneo de Tabarca Rafael Llopis pide licencia para celebrar la fiesta anual de San Pedro con dos cuerdas de fuegos artificiales 

     

    En 1.855 el mismo Pedáneo en un escrito expone ?con motivo de celebrar los vecinos de esta fiesta anual a San Pedro y para mas solemnidad acompañarla con una vaca de cuerda por las calles" por lo que solicitaban autorización. 

    Siguiendo con Tabarca en 1865 el pedáneo José Manzanaro en un escrito dirigido al Alcalde de la ciudad indica que a pesar de tener permiso del Obispo y del Gobernador para hacer un acto religioso el día 7 de Diciembre en honor de la Patrona la Purísima Concepción esta no se celebró ya que ?tanto el Sr. Cura y el vicario se pusieron a jugar a los naipes y no acudieron a la Iglesia hasta después del sol puesto y entonces dentro de la misma iglesia rezaron su rosario dejando a todo el pueblo con la gana de sacar a la Santísima Virgen por las calles cosa que con tanto anhelo esperaban?. Ante el revuelo que se armó el pedáneo y su ayudante acudieron as aplacar los ánimos . Finalizando el escrito de esta forma ?que estos disgustos para un pueblo no suelen traer buenas consecuencias por tanto le pongo en el superior conocimiento de V. para que determine lo que vea mas contundente".

     En 1871 el Gobernador de la Provincia de Alicante en un escrito de fecha 17 de Junio, autoriza a los vecinos de San Antón José Viudes, Juan Cremades y José Vera para ?que evitando bajo su responsabilidad los daños que puedan causar a personas o casa procedan hacer disparos de morteretes y otros fuegos artificiales, durante el acto de la procesión que debe celebrarse en el citado barrio ?. 

    En la época a la que nos referimos la ciudad a lo largo del año había otros espectáculos como Teatros, Bailes, Circo y Tiro de Gallinas entre otros. En una solicitud fechada el 10 de Marzo de 1.847 y desde Albacete donde actuaba, Madame Saqui primera acróbata de Francia, pedía permiso al Ayuntamiento, para realizar funciones de sus ejercicios extraordinarios. En el margen de la petición se indica, que el escrito sea remitido al segundo Teniente de Alcalde "versado en el idioma francés, para que conteste a vuelta de correo, que por parte de la autoridad no hay inconveniente". 

    En el mes de Febrero del mismo año Manuel Martínez, obtuvo permiso para establecer el tiro de Gallinas en el muelle de los ingleses a orillas del mar. 

    Las calles se solían adornar e iluminar para dar un mayor realce a todas las actividades festivas. 

    En 1859 encontramos el ofrecimiento con catalogo incluido de Ramón Domínguez, vecino de Madrid, que se presentaba como "iluminador, alumbrante y adornista, que por sus artefactos ha merecido la mayor aprobación y gracias en todas las exposiciones, inauguraciones de ferro-carriles, Canal de Isabel II, Canal de Isabel II en el Ebro, funciones de natalicios de Personas Reales y otras", que ofrecía por el precio de mil reales los siguientes adornos:

    - Dos arañas de alambre como las de los Campos Elíseos de Paris, con cincuenta y cuatro vasos cada una, o en su lugar una sola de ciento y un vasos, según se pida. 

    - Veinte globos a la veneciana y veinte varas de cadena para su colocación. 

    - Cincuenta vasos para luces. 

    - Veinte varas de guirnalda de papel con flores de diversos colores. 

    - Dos banderas nacionales de diez cuartas de largo por cinco de ancho. 

     Los vasos de iluminación serían de pasta (no de aceite) y tenían una duración de tres días, estando encendidos cinco horas en cada uno de ellos, sin peligro de manchar las fachadas 

     La prensa local en concreto El diario El Graduador, en Agosto de 1.876, realiza una referencia muy importante de los actos festivos y religiosos que se celebraron en el Raval Roig. Y que fueron , seis días de fiestas, desde el 8 al 13 de Septiembre, en los que el diario destaca varios actos como; la "solemne Misa cantada a grande orquesta" y el sermón del presbítero Antonio García Caparrós, Canónigo de la iglesia Colegial de San Nicolás, el día 8 por la mañana y, por la tarde, la solemne y pública procesión, con una salve cantada a la entrada del santuario. El día 9, por la tarde, corridas de gallos, cucañas y otras diversiones. Para el día 10, la Mayordomía dedica las fiestas religiosas a la Santa Faz con una misa solemne. Durante el resto de días se suceden, las cucañas, las danzas, la música de dolçaina, las regatas de llaüts (embarcaciones utilizadas por los pescadores) y los castillos de fuegos artificiales. 

    El mismo diario, con antelación a la celebración de las fiestas, aludía el mal estado de las calles indicando "que ahora sólo falta que se limpien y aseen las inmediaciones del barrio, y que se barran diariamente sus calles, pues de lo contrario, no habrá cristiano que lo resista ".
    Es a finales de este siglo donde se incorporan al calendario festivo de nuestra ciudad las partidas rurales y algunos barrios. 

     En 1892 se celebran fiestas en el Monnegre, Los Ángeles, Verdegás, Rebolledo, Benalúa y la Cañada, donde el Pedáneo José Gomiz indica que para celebrar ?fiestas en honor del Apóstol Santiago los días 22,24 y 25 se efectuaran funciones religiosas y se dispararan fuegos artificiales?. Así mismo se indica ?que en la procesión acompañaran al Santo algunas comparsas de moros y cristianos disparándose arcabuces ?. 

    Al año siguiente en el caserío de Santa faz hay festejos en honor a la Inmaculada de la Concepción Maria Santísima con dulzaina, música, morteretes y danzas al estilo del país. En Tangel del 21 al 24 de Mayo honran a Santa Rita. 

    Los vecinos de las calles de San Pascual, Montengón , San Nicolás y Virgen de Belén en su programa indican ?que las calles adornaran engalanadas con banderolas y por la noche iluminadas con faroles a la veneciana y se plantaran arcadas que al efecto se han construido. 

    En 1.898 los vecinos de Tangel incluyen en sus fiestas en honor a Nuestra Señora de las Virtudes, carreras de caballos que tendrían continuidad hasta mediados del siglo XX. 

    Al año siguiente en el Moralet celebraron la festividad de San Antonio y en la Alcoraya la de Santa Ana. 

    En el barrio de San Antón hay celebraciones festivas en el mes de Agosto en la calle Nueva Baja, y en el mes de Septiembre en la calle del Pozo y la calle Trafalgar. 

    Las Ordenanzas Municipales de 1.898 en su capítulo VIII, titulado Festividades populares y diversiones públicas, regulaban la solicitud de permiso para celebrar toda clase de fiestas. El artículo 37 que hablaba del Carnaval, reseñaba "que se permitirá en los días de Carnaval el circular por la vía pública con disfraz y mascaras hasta el obscurecer, obteniendo previamente el oportuno permiso de la alcaldía, por el cual podrá imponer la tributación que acuerde el Excmo. Ayuntamiento, a toda comparsa, estudiantina o persona que se disfrace con excepción de los niños". Proseguía con la prohibición de "usar armas y espuelas, aunque el traje lo requiera, la de vestir disfraces indecentes o sucios con desdoro de la cultura y lo moral, el uso de vestiduras que ridiculizan las instituciones o autoridades y por último llevar cualquier insignia o condecoración del Estado u ornamentos de los destinados al culto". El dinero del impuesto por llevar disfraces se destinaba al Servicio de Beneficencia Municipal. 

    Las prohibiciones alcanzaban "a elevar globos de tela o papel con esponjas o mechas encendidas dentro de la ciudad". En materia de fuegos artificiales, se necesitaba expresa autorización del alcalde, y no se permitía el disparo de carretillas o cohetes borrachos. Además, no se podían correr toros con maroma o sueltos por la calle. 

    Estas Ordenanzas también regulaban las actuaciones de las danzas populares, indicando "que estaba prohibido colocarse en pie delante de los bancos o sillas situados por los vecinos, causar estorbo a los que bailen, o dirigirles palabras mal sonantes u ofensivas". Por último, el Artc-45 prohibía "el abuso contra las buenas costumbres, y la cultura de dar cencerradas bajo cualquier pretexto, así como también juntarse en pandillas para dar músicas o turbar el reposo en altas horas de la noche". Por lo que para dar serenatas había que solicitar permiso de la autoridad. 

     
    Plano de Alicante. 1881. Localización fiestas de calle.
    Elaborado por Paco Rodríguez Valderrama

    En el comienzo del siglo XX hay un aumento importante de barrios, calles y partidas que celebran sus fiestas como la calles de Villavieja, las calles del Cid, Pelota, Limones y Desamparados, Quijano, Virgen de Belén, Méndez Núñez, la partida del Moralet y el barrio de San Blas. 

    Los primeros programas de fiestas editados son los de El Rebolledo en 1901 donde se da cuenta que en los días 31 de agosto y 1 de Septiembre en honor a su patrona la Virgen del Carmen , donde los vecinos entre otras actividades festivas y religiosas, organizan bailes al estilo del país, pasacalles de banda de música, elevación de globos, carreas de hombres y de muchachos en sacos y el traslado de las imágenes, propiedad de los Sres. de Coig, a la ermita de la partida además de celebrar misa y sermón. 

    En el programa de 1.902 del Raval Roig, editado por la imprenta Viuda de M. García se anuncian los actos religiosos y festivos, entre los que destacan las corridas de pollos, que no era otra cosa que diversiones y carreras de jóvenes, a cuyos ganadores se les premiaba con esas aves de corral. 

    En esa misma barriada en 1.911 aparece por primera vez en la programación una exhibición de Cinematógrafo Público y elevación de globos aerostaticos. Para facilitar la elevación de estos globos se mezclaba alcohol y petróleo, siendo necesarias tres personas (dos ayudantes y un encargado) para ponerlos en funcionamiento, con un costo de once pesetas día. Posteriormente se incorporan a la fiesta, entre otros, los concursos de Mantones de Manila, los de natación, y los bailes de disfraces.

     Son numerosas las ocasiones en las que el Ayuntamiento cede la Banda Municipal para las fiestas. En referencia a esto ultimo en Agosto de 1.920, el diario El Luchador, hace una crítica ante la proliferación de actuaciones de dicha Banda, indicando que "al paso que vamos no nos extrañaría que se llegue a ceder la banda para unos festejos organizados por los vecinos de la calle Golfín. Hay que dar prestigio a la Banda Municipal. Es triste ver a los profesores apretujados, la chiquillería gritando, mientras se interpretan las obras, y finalmente armando un gran escándalo al obligar a tocar 'Banderita tú eres roja'. Cierto que el pueblo paga la banda, pero no hay que rebajarles". 

    En 1921 el coste de una actuación de la Banda de Música de la Cruz Roja que era una de las más solicitadas se situaba en noventa pesetas. 

    El Ayuntamiento comienza a apoyar económicamente estas fiestas, con cantidades que van de las cincuenta a las doscientas pesetas, dependiendo de la importancia de las mismas. 

    Con algunas excepciones como la que encontramos en 1.927 cuando. Rafael Llopis Diez Presidente de la Comisión de Festejos de la Avda. de Conde Soto Ameno solicita una colaboración económica para celebrar las fiestas del 2 al 4 de Septiembre. En su contestación la Comisión Municipal "acuerda desestimar la solicitud de subvención que se formula en la instancia ya que piensan en que los auxilios económicos que se interesan se destinaran a Fiestas de Barrio y no de calle".

    En 1925 se incorpora a las fiestas de calle el barrio de San Gabriel, entonces incluido dentro de la partida de Babel. 

    Adorno calle Amistad en 1953. Fiestas San Gabriel.
    Colección Ángeles Gómez Fenollar
     En un escrito de fecha 24 de Septiembre el Alcalde Pedáneo Ramón Gomez Sempere solicita permiso para celebrar las fiestas que comenzaron el día 26 a las seis de la tarde, acabando a las doce de la noche del día siguiente. En su petición indican que "habrá pasacalles por la dulzaina y el tamboril, danzas populares, conciertos de bandas de música, rondallas de guitarras y bandurrias, tracas y castillo de fuegos artificiales, morteretes, carreras de sacos, cucañas y elevación de globos y figuras grotescas".

    Así mismo se indica que ?estos festejos se organizan para solemnizar la instalación del alumbrado eléctrico de dicho caserío y espera el vecindario que la alcaldía-Presidencia le dispense su mayor concurso concediéndole un pequeño donativo para ayuda de los gastos y la asistencia de la sección montada de la Guardia Urbana y de una pareja de infantería para que cuiden del orden durante el breve periodo de fiestas".

     En las Fiestas en honor a San Antonio de Padua en el caserío de Santa Faz en 1926 hay una Misa ?por el eterno descanso de los soldados y jefes españoles que en Marruecos que murieron tan gloriosamente defendiendo a nuestra querida España ?y un ?Solemne Tedeum en acción de gracias por haber reducido el ejercito franco-español, que tan gloriosamente lucha en Marruecos al cabecilla insubordinado Abd-el-Krim".

    Además, hay carreras de sacos con premios de diez pesetas a los vencedores, carreras de cintas en bicicleta, cinematógrafo público y concurso de adornos de fachadas con quince pesetas de premio para la que consiguiera el primer puesto. 

    La música de ?dolçaina i tabal? siempre ha estado presente en estas fiestas formando una parte muy importante de las mismas. 

    En 1926 una actuación de ?dulzaina? costaba 20 pesetas, pero en caso de que estos músicos no vivieran en Alicante, el traerlos suponía un sobrecosto de 15 pesetas. 

    Se incorporan actividades deportivas como futbol o ciclismo. En las fiestas de Benalúa encontramos en 1927 la celebración de una carrera ciclista que traspasa los límites del barrio ya que, partiendo de la Plaza de Navarro Rodrigo, seguían recorrido hasta Elche y Santa Pola y vuelta para el lugar de partida. 

    El barrio de Sangueta en el mes de Julio de 1929 celebra danzas, dulzaina y tamboril y fuegos artificiales con la aportación de cien pesetas del Ayuntamiento. 

    En ese mismo año las fiestas de san Gabriel cuentan con una programación de actividades muy importante entre las que destacan una cabalgata nocturna que salía desde la esquina de Conservas ?Las Palmas?, danzas infantiles, carrusel ciclista y carrera de cintas, elevación de globos y figuras grotescas y ?carreras de sacos y juegos de risa?.

     
    Procesión Fiestas San Gabriel. 1951 
    Coleccion Angeles Gomes Fenollar

     En el mes de Agosto el Circulo Obrero de Acción Católica solicita permiso para celebrar fiestas en el Barrio Obrero de María Auxiliadora los días 15,16,17 y 18 destacando entre sus actos pasacalles, concursos de mantones de Manila y peinados y cucañas. 

    En la calle Belando en el mes de septiembre hay pasacalles, verbenas, Fiesta de la Flor, concurso de bellezas, carreras de velas y carreras de escobas y dos veladas nocturnas de ?boxeo de niños ?. 

    En ese mismo mes los vecinos de la calle Valencia y San Carlos programan ?Concurso de peritos de vino, carreas de velas, carreras de burros, concurso de cante flamenco con dos premios en metálico y fiesta de la Flor.

    En ocasiones los desfiles y cabalgatas no se limitan a las barriadas que las organizan, como por ejemplo la que se celebró el 31 de Julio de 1932 en el barrio de San Blas que partiendo desde dicho barrio llegó hasta la Avda. de Mendez Núñez, Paseo de los Mártires, volviendo a su lugar de origen. En ese mismo barrio al año siguiente encontramos una actividad de su extenso programa consistente en una ?tirada de Pichón en el barranco del antiguo cementerio ? 

    Algunos colectivos también realizaban peticiones para celebrar fiestas como el de feriantes que 1.934 en un escrito firmado por ?Juan Inestal vecino de Madrid, accidentalmente en esta ciudad, feriante y con un barracón en la Plaza de Seneca, en nombre de los feriantes de la zona pretenden celebrar unos festejos en la citada plaza con el fin de poder atraer gente a la misma por el motivo que teniendo bastantes gastos y deseando atraer público para ganar algunas pesetas. 

    Por ese motivo proponían una fiesta el día 14 de Enero de seis a nueve de la noche donde habría, verbena, banda de música y dos concursos uno de feos y otro de peinados de señora. 

    Desde la proclamación de la II Republica las sueltas de vaquillas quedaron prohibidas, imponiéndose severísimas sanciones a aquellos pueblos que se saltaban las normas y organizaban capeas y corridas. A pesar de esto poblaciones como Ibi, Santa Pola, Callosa del Segura, Jijona y otras poblaciones organizan capeas, donde resultan heridos de gravedad algunos jóvenes. Los días 1 y 2 de Septiembre de 1.935 se celebran en la Isla de Tabarca capeas con el resultado de tres heridos de importancia, dos de los cuales fueron atendidos por el Practicante de la isla D. José Campuzano y el tercero de ellos por el Cura, lo que motivó las quejas de una editorial del diario republicano El Luchador que entre otras cosas apuntaba lo siguiente: 

    "No es la primera vez que se incumbe en estas cuestiones, le sería más fácil al Practicante oficiar misa, que al cura ejercer la profesión médica. Y sin embargo el primero no se entromete en cuestiones ajenas, y el segundo sin título que acredite su capacidad utilizando una profesión en la que es profano, haciendo peligrar la salud pública. Es un caso de curanderismo o intrusismo, sobre el que llamamos la atención del Colegio Oficial de Practicantes de la Provincia y aún del Colegio de Médico, a más de las autoridades. Y también consideramos oportuno la intervención del Gobernador, porque nosotros creemos que todos esos heridos que, según las comunicaciones, lo resultan realizando instalaciones y otras faenas, lo son en realidad arrollados por las vacas. Pero sea cual fuere la forma en que se producen, el motivo o la ocasión no es más que ese espectáculo prohibido, y que a su autoridad está el velar por el cumplimiento de la prohibición".

    En 1.935 en el barrio de San Gabriel por su proximidad al mar el domingo día 4 de Agosto se celebran regatas de faluchos a velas y regocijos marítimos. Las embarcaciones participantes no podían tener más de tres metros. 

    En 1936 solo tenemos constancia de la petición de fiestas para la Partida de Tangel para las fechas de 31 de Mayo y 1 y 2 de Junio. 

    Danzas. Agosto de 1990. Fiestas de San Roque 
    Colección Oscar Llopis
    Por otra parte, los vecinos del Raval Roig, de forma unánime acuerdan que no es el momento para músicas y fuegos artificiales y acuerdan entregar el importe de la recaudación para la suscripción abierta pro-milicias populares. 

    Tras el paréntesis de la guerra civil, en 1.939, son tres las fiestas que vuelven a celebrarse , Tangel, Monnegre y Raval Roig cuyas fiestas según su escrito "pasan a tener un carácter católico y religioso".

    La mala situación económica hace que se tengan que hacer postulaciones y rifas entre los vecinos como los de Tangel que solicitan permiso al Gobierno provincial que en su contestación dice ? que no ve inconveniente en acceder a la solicitud siempre que recaben licencia de la diócesis y sin perjuicio de la intervención que hayan de hacer las autoridades de hacienda por lo que se refiere a la rifa y en lo de las postulaciones deben de celebrarse en días que no coincida con las organizadas por Auxilio Social y deben de ser de carácter voluntario ?

    Foto Sanchez. (A.M.A.) Preparativo de los adornos  
    de la calle Virgen del Socorro. Fiestas Raval Roig .1946


     En el barrio de San Agustín en 1.946 hay un extenso programa de actos lúdicos y religiosos entre los que destacan, canterellas, carreras de sacos cerrados, danzas infantiles, exhibición de parejas de baile de distintos pueblos de la provincia acompañados por la rondalla profesional ?La veterana ?y una misa de campaña en honor al Santo Patrono. 

    En las partidas vuelven a proliferar los festejos taurinos como los de 1948 en la partida de Bacarot donde además de la importante visita del Obispo de Orihuela , en la parte lúdica tuvo como principal atracción ?la suelta del novillo de dos años cuyo nombre era el de 'Cachorro' de reconocida bravura para que la afición taurina pudiera manifestar su arte y valor?. 

    El Patronato de la Fiesta de San Antón y su ?porrate? que presidia Manuel Díaz Lancho organiza los días 15,16 y 17 de Enero de 1.955 las fiestas en honor a San Antonio Abad. En un escrito de fecha 4 de enero solicita el permiso, así como la autorización para la instalación de los puestos del ?porrate? y solicitan la banda Municipal para la procesión. 

    Bendición animales.Porrate San Antón 1959.
    Colección Antonio Ponzoda

    Fiestas Porrate de San Antón. Suelta de palomas 
    en la Plaza de toros 1990. Colección Oscar Llopis
    La nueva imagen del Santo realizada por el valenciano Giner, es llevada desde la plaza del Generalísimo hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Misericordia en procesión el día 15. El desfile discurrió por la calle de Diaz Moreu y Plaza de Santa Teresa para entrar en el templo. La Banda de la Cruz Roja acompañó a la imagen que fue bendecida por el reverendo Gil Guillen. 

    Al día siguiente la bendición de animales se llevó a cabo en la Plaza de la Misericordia con el consabido reparto de rollos de aguardiente. Hay así mismo cucañas, carreras de sacos y otras diversiones populares. 

    Al año siguiente por causa de la lluvia se tuvo que posponer la procesión al Domingo posterior a las fiestas. Lo que si se celebró fue la bendición y el concurso y bendición de animales. 

    Los premios fueron los siguientes: Caballo de tiro y silla, raza española de D. José Sarrió, Copa de la Caja de Ahorros Provincial para ganado mular al lote de mulas de tres años de raza española de D. Francisco Ureña, Copa del Patronato a los pájaros cuyo ganador fue D. Antonio Campos que presento una pareja de canarios holandeses, copa Caja de Ahorros provincial al mastín de D. Ramón Llorens y Copa de Ganadería al perro de lujo a Dña., Ana Concepción Fernandez. Quedando desiertos los premios destinados a parejas sobre caballos y el de ganado vacuno que se dejaron para el año siguiente. 

    La rifa del ?porquet? cuyas papeletas costaban una peseta, era una fuente de ingresos para poder celebrar estas fiestas además de la subvención municipal que era de 1.500 pesetas en 1.957. 

    Como se ve , muchos de los juegos tradicionales que perduran hasta nuestros días se remontan a siglos atrás y por eso se les llama ?tradicionales? porque muchas generaciones han crecido practicando esos juegos y porque tienen una importancia cultural el hecho de que se sigan llevando a cabo. 

    Los juegos populares están muy ligados a las actividades del pueblo llano, y a lo largo del tiempo han pasado de padres a hijos. De la mayoría de ellos no se conoce el origen: simplemente nacieron de la necesidad que tienen las personas de jugar, es decir, se trata de actividades espontaneas, creativas y muy motivadoras. 

    El juego tradicional es aquel que se conoce desde la infancia y que se ha practicado desde hace innumerables generaciones en multitud de sitios. 

    Cucaña en las Fiestas Santa Cruz.1990.
    Colección Oscar Llopis
    Además están muy arraigados en una determinada zona y se practican habitualmente en un contexto lúdico y festivo. 

    En la actualidad son muchos los barrios y partidas rurales que todavía continúan estas tradiciones festivas, con el trabajo y esfuerzo de sus vecinos y vecinas. 

    Nuestro reconocimiento a todos ellos y animarles a seguir en esa tarea de mantener nuestro folklore festivo.

     ÓSCAR LLOPIS BARRAGÁN

    President de la Federacio d´Associacions 
    de Festes Tradicionals d´Alacant 

    Publicado en la Revista Festa 2017

    Bibliografía utilizada: 

    - Cajas de fiestas 1 al 47 Archivo Municipal de Alicante 

    - Historia de las Fiestas de San Gabriel 2013 Angeles Gomez Fenollar 




  • EL CENTRO DE ESTUDIOS LOCALES DEL VINALOPÓ EN MONFORTE DEL CID - 25-06-2017


     El pasado 22 de abril, tuvo lugar la Asamblea anual del Centro de Estudios Locales del Vinalopó (CEL). Anteriores encuentros se sucedieron en Sax, Biar, Monòver, El Fondó de les Neus y El Camp de Mirra

    En esta ocasión el lugar elegido para el debate de proyectos, pasear por la comarca y disfrutar de la gastronomía local en grato dinar de germanor fue Monforte del Cid (7500 censados, INE 2016. 230 m altitud). 

    Las imágenes que siguen son retazos de una larga y rica historia de culturas. Los largos periodos, desde la  agricultura neolítica, el Bronce Argárico; la tecnología del hierro de la sociedad Ibera, urbana, compleja, agrícola y comercial, asimilada en el proceso de romanización y recreada en el mundo islámico, han dejado restos materiales depositados en el Museo de Historia de la Villa. Los siglos siguientes son la integración del lugar en el mundo señorial cristiano que organizó los lugares y caminos del Vinalopó. Monforte llegó a ser Villa del Rey, un estatus menos duro para campesinos y artesanos. 
     
    De todo ello permanecen elementos patrimoniales que proporcionan identidad local e invitan al visitante a una jornada recreo. He aquí alguna muestra.


    Aplique de fuente en forma de cabeza de león. Bronce 
    de finales del siglo III ? mediados del V d.C. 
    Villa romana de  La Agualeja.



    Siglo XVI, iglesia parroquial de Ntra. Señora de las Nieves 
    emplazada en el solar del castillo medieval.  
    Monfort, montaña fortificada.



    Torre-campanario de la iglesia. Tardogótica. 
    Treinta metros de alto.



    Portada de la iglesia.





     Tres imágenes del antiguo caserío a los pies del montículo


    Siglo XIV, el Arco de la Morería daba paso al raval




    Ayuntamiento en el edifico de la lonja comercial. 




    Escudos de Monforte. Villa Real valenciana, fortificada 
    y distinguida por Felipe V en 1706 con el Toisón de Oro.


    Pósito de trigo de Monforte. Siglo XVIII.



    Seguimos la ruta por el núcleo antiguo



    Siglo XVII, ermita en la vivienda de San Pascual Bailón.

    Llegamos a la Biblioteca municipal

     Dentro celebramos la Asamblea del CEL

    Junta directiva del CEL

    Imagen de la Comparsa mora donde comimos

    La luz cenital desde la cúpula nos iluminaba


      CARLES SALINAS

     





  • LOS ANTEPASADOS ALICANTINOS DE IGNACIO ECHEVERRÍA MIRALLES DE IMPERIAL (EL "HÉROE DEL MONOPATÍN") - 11-06-2017
    Ignacio Echeverría Miralles de Imperial, asesinado por
    terroristas del Daesh en Londres el día 3 de junio de 2017

    Ignacio Echeverría Miralles de Imperial conocido en estos últimos días como "El Héroe del Monopatín" es una de las víctimas del atentado terrorista perpetrado en Londres el pasado sábado día 3 de junio de 2017.  Según informan sus amigos y los medios de comunicación, Ignacio no dudó en enfrentarse con los terroristas blandiendo su tabla de skate para defender a una joven que estaba siendo acuchillada por los asesinos. Desde ese momento se le perdió la pista. El 7 de junio a mediodía se confirmaba la triste noticia de su fallecimiento a manos de los asesinos del Daesh después de cuatro desesperantes días de incertidumbre sobre su paradero y estado.

    Pero lo que poca gente sabe es que Ignacio Echeverría tendría orígenes alicantinos, o al menos sus antepasados. Concretamente sus raíces se adentran en dos familias de nuestra provincia: los Miralles de Imperial, de Elche y los Barrie alicantinos, aunque de origen inglés.

    Clemente Miralles de Imperial
    (Foto cedida por Antonio J. de Febrer 
    Bertrán Miralles de Imperia)

    Según nuestras investigaciones Ignacio Echeverría sería el tataranieto de dos ilustres personajes alicantinos por linea materna. Su tatarabuelo fue el ilicitano Clemente Miralles de Imperial y Jiménez de Frontín (nacido Clemente Miralles Jiménez) el cual cambió sus apellidos creando el apellido compuesto "Miralles de Imperial" iniciador de la saga.

    Clemente Miralles fue el "undécimo amigo" de la "Sociedad Anónima Los Diez Amigos" fundadora del Barrio de Benalúa. Abandonó la sociedad en sus inicios siendo sustituido por el arquitecto José Guardiola Picó aunque permaneció como accionista de esta sociedad. Por esta razón no figura en la placa inaugural de la barriada. Falleció en Madrid en 1925. Hace un par de meses solicitamos al concejal de Cultura y Estadística Daniel Simón una calle para este cofundador del barrio en Benalúa Sur.

    Marta Barrie Labrós da nombre a una calle de las Carolinas Altas

    Su tatarabuela fue la alicantina Marta Barrie y Labrós (1843-1883), que a muchos les sonará por dar nombre a una calle del barrio de las Carolinas. Era hija del cónsul de Inglaterra en Alicante Benjamin Barrie y Downie propietario de los terrenos que fueron adquiridos por Los Diez Amigos para levantar el barrio de Benalúa. Su madre fue Manuela Labrós y su hermana Georgina Barrie y Labrós, Baronesta viuda de Satrústegui que dio nombre durante dos décadas al Paseíto de Ramiro.

    Marta fue  una de las impulsoras del Asilo de Niños Nuestra Señora del Remedio así como Presidenta del mismo. Se trata del actual colegio del mismo nombre situado en el Paseo de Campoamor. Desde 1928 da nombre a una calle de las Carolinas Altas.

    Uno de los hijos de Marta y Clemente, de nombre Claudio sería el bisabuelo de Ignacio por línea materna.

    Sirva este modesto artículo que rememora las obras benéficas y filantrópicas de sus antepasados, como recuerdo a la memoria de este héroe anónimo. Mandamos un sentido pésame a su familia. Descanse en paz.

    "Que ser valiente no salga tan caro. Que ser cobarde no valga la pena" (Joaquín Sabina)

    ***

    Escucha AQUÍ nuestra intervención en el programa "Hoy por Hoy Alicante" de la Cadena SER.

    Además: Noticia en pregoner.es

    ALFREDO CAMPELLO
    ERNESTO MARTÍN 

  • HOMENAJE DE ALICANTE VIVO A LOS MÁRTIRES DE LA LIBERTAD - 11-06-2017
    Compartimos la noticia que publicó el Diario Información sobre el homenaje que rendimos a los Mártires de la Libertad el pasado 8 de marzo de 2017. Solicitamos además la creación de una comisión que estudie qué actos organziar para el 175 aniversario del fusilamiento de Boné y los suyos.

    Alicante Vivo homenajea a los Mártires de la Libertad en el aniversario de su fusilamiento 

    El colectivo, que ha colocado un ramo de flores en la señalética que los recuerda en la Explanada, reclama una comisión para organizar actos de cara al 175 aniversario de su desaparición, en 1844 

    J. Hernández 09.03.2017 | 11:06  DIARIO INFORMACIÓN

    Un momento del homenaje, esta mañana 

    El colectivo cultural Alicante Vivo ha rendido homenaje esta mañana a los Mártires de la Libertad colocando un ramo de flores en la señalética situada en la Explanada de España que los recuerda coincidiendo con el 173 aniversario de su fusilamiento el 8 de marzo de 1844.

    El pasado 21 de febrero esta misma asociación solicitó por el registro del Ayuntamiento la constitución de una comisión que estudie los actos a organizar de cara al 175 aniversario del fusilamiento de los Mártires de la Libertad, que se conmemorará en 2019. Se ha solicitado la inclusión de la Comisión Cívica de El Palamó en esta comisión y que los trabajos tengan como fin la colocación de un monumento en su recuerdo en la Explanada. 

    Esta efeméride se uniría a las propuestas formuladas por la Concejalía de Memoria Histórica y Democrática: Bombardeo del 25 de Mayo, Fin de la Guerra Civil y Aniversario de Miguel Hernández. 




  • DE PASEO POR LAS PARTIDAS DE TIBI - 02-06-2017
    Dificilmente podríamos conformar el paisaje rural de nuestras tierras sin un elemento tan importante como los "masos". Villas rurales en las zonas agricolas de la montaña, destinadas a la residencia y a la actividad agrícola, ganadera o forestal.

    Hemos visitado:

    MAS DEL PLA DE LA MAGDALENA

    Este antiguo y abandonado Mas, está en el Plá de les Carrasques. Próximo a la urbanización Pinares del Meclí cercana a la localidad de Tibi. Elegante y de tres plantas con dos anexos en forma de U. Aunque muy oxidada, elegante rejería en sus puertas.

     






     En uno de sus anexo, debio estar la ermita o capilla pues aún se aprecia en el vertice de su cubierta, restos de una espadaña donde debió tañer una campana.





      



    MAS DEL PLA DE SANTA ANA

     
     Fachada principal. Delante, la balsa

    Fachada lateral. Destacan el enorme ciprés y el molino
    Por la misma zona, Pla de Les Carrasques, muy cercana a la carretera CV-805. nos escontramos con otra finca agrícola. La del Pla de Santa Ana, también conocidad como "Casa de Banyó". Actualmente habitada y con un esplendido y majestuoso molino de agua.

    Bella perspectiva del molino

    Casa, balsa y molino. Detrás, el imponente ciprés

    Antiguamente debió existir una ermita o capilla, quedando como única señal visible, en un alero del tejado, una sencilla espadaña de metal con campana

     
    Espadaña y campana. Se aprecian dos murales cerámicos desaparecidos 


     ARTURO MORENO


  • LOS CARRILLO, ESCULTORES ALICANTINOS PIONEROS EN EL ARTE FOGUERER - 26-08-2017

    El «menfotismo» alicantino, cabe decir que de especial raigambre entre los foguerers, es capaz de utilizar todo tipo de pretextos para que se engañen a sí mismos, con tal de marcar diferencias. Uno de los argumentos más utilizados para diferenciarse de Las Fallas, e incluso desmarcarse absurdamente de un origen evidentemente importado de estas, es el tan traído y llevado de que en Les Fogueres, desde el mismo año fundacional, los monumentos ya se crearon con una estética propia y, por lo tanto, diferente a la valenciana. De hecho, apenas tardaría en acuñarse la denominación de «Estilo Alicantino».

    Aparte del detalle de que hubo monumentos foguerers que, ya esos primeros años, fueron plantados por valencianos, no deja de ser cierto que hay factores que condicionaron la estética de los mismos, como el hecho de que la época del año es obviamente diferente, con mucha más luz, o la circunstancia tan esgrimida de que, mientras en Valencia imperaban los escultores entre los artistas falleros, en Alicante la construcción de fogueres cayó en manos de pintores, lo que nos lleva, de una parte, a un notable tratamiento del color y, de otra, a la abundancia de superficies planas con exquisitas pinturas, más que al modelado.

    Pero la realidad es que, en pocos años, lo que marcaría el estilo del monumento, tanto fallero como foguerer, sería las tendencias artísticas de la época. Además, por otra parte, tampoco es cierto que solo los pintores fueran los creadores del arte efímero alicantino. Buena prueba de esto la tenemos en los Carrillo, padre ?Miguel? e hijo ?Adrián?, ambos escultores, cuya obra no tiene nada que desmerezca con respecto a los pintores a la hora de plantar fogueres. Cabe añadir, a título anecdótico, que se trata de la primera saga de artesanos foguerers alicantinos, a la que seguirían otras tan prolíficas como la de los Capella, los Granja, los Abad o los Gómez Fonseca.

    Miguel Carrillo Soler (Relléu, 1873-Alicante, 1935) lo cierto es que lo mismo pintaba que esculpía. En escultura e imaginería, faceta esta que más desarrolló en su taller de la calle San Nicolás, tuvo como profesor al escultor Ruidavés, cuyas imágenes y pasos de Semana Santa desfilaban en Crevillente y otros lugares de la provincia. Aficionado a la música, que también practicaba, fue fundador y subdirector de «La Wagneriana», agrupación musical alicantina de pulso y púa. Hizo talla en madera, pintura, restauraciones y toda clase de trabajos artísticos. En Sant Joan d'Alacant se conserva un retrato del Doctor Esquerdo tallado en madera de boj.

    Miguel Carrillo Soler
    (Número extraordinario de Fogueres de El Tio Cuc 1929,
    archivo Armando Parodi)

    Al iniciarse Les Fogueres de Sant Joan, aunque ya le cogiera con cierta edad, Miguel Carrillo, al igual que la mayor parte de los artistas alicantinos, construyó varios monumentos foguerers, en concreto entre los años 1928 y 1931. En el primero de estos años tuvo problemas con la censura, en la foguera que plantara en Alfonso el Sabio, entre las confluencias con las calles San Vicente y Díaz Moréu, monumento sencillo, casi esquemático, que erróneamente siempre se ha atribuido al Mercado.

    La Foguera Alfonso el Sabio, San Vicente, Barrio San Fernando y adyacentes, solicitaba plantar el monumento Nunca es tarde... entre los números 1 y 5 de la avenida de Alfonso el Sabio, lo que el Ayuntamiento autorizaría, si bien habría que modificar previamente algunos de los personajes representados, claramente identificables entre los notables de la sociedad alicantina de entonces. Se trata de la primera aparición de la censura en la historia de Les Fogueres, hablando la explicación original de la foguera de:

    La llegada de los Reyes Magos que son portadores de valiosos regalos para personas conocidas de la localidad, y son: a D. Juan Botella Pérez, un violón; a D. José Juan Pérez, candados y cadenas; a D. José María Py, un duro con falla; a D. X.X. Tenor del Orfeón, un gallo; a D. Manuel López de Gomis, una condecoración; al Sr. Espadín-sablista de profesión, un sable; a D. Pascual Ors Pérez, una plaza de toros; y algunos otros pequeños objetos más que complementen el conjunto.

    Un escrito posterior sería autorizado con no poco notables cambios, ya que «alguna de las personas que se consideran molestadas por su inclusión entre las figuras que dicha foguera se compone han manifestado su disconformidad a esta comisión gestora, decidiendo, el que suscribe, de acuerdo con los demás componentes de comisión, suplicar a S. E. sea anulado el boceto presentado y aprobado en el siguiente sentido», y continuaba más adelante explicando que la foguera simbolizaba:

    La llegada de los Reyes Magos que son portadores de algunos regalos para obsequiar a las siete figuras restantes, y, para completar el conjunto decorativo de la foguera se agregan a la misma. Las figuras que componen dicha foguera son: un Rey Mago vestido a la manera tradicional, un camello, un negro, y un conjunto de siete figuras. Estas siete figuras para evitar erróneas interpretaciones se presentarán sin vestir y desfiguradas en cuanto sea posible con el anterior proyecto presentado.

    Foguera Alfonso el Sabio, San Vicente, Barrio San Fernando y adyacentes 1928
    (Archivo Municipal de Alicante, AMA)

    Es una lástima que no se conserve ningún boceto con el que contrastar los escritos citados, pero sí sobrados datos para afirmar que no se trata del primer monumento de la actual Foguera Mercado Central. Basta con aportar dos muy significativos, como el hecho de que no aparece anuncio alguno de comerciantes del Mercado de Abastos en su llibret, y que se cite textualmente que la foguera fue «costeada por los vecinos del Barrio San Fernando, Calles de Alfonso el Sabio, Díaz Moréu, Calderón de la Barca, Infanta, San Vicente y calles adyacentes», cuando es sabido que la Foguera Mercado Central nunca, o apenas, ha tenido distrito, además del hecho de que en la Reunión de Comisiones de Fogueres de San Chuan de julio de 1929, se presenta la ampliación del distrito de la entonces denominada Foguera Plaza del Mercado a los números 1 al 11 y 2 al 10 de la calle Alfonso el Sabio, pero de cara a Fogueres de 1930, no hasta entonces.

    En 1929 fueron autorizadas las solicitudes de plantà de dos fogueres de Miguel Carrillo. Para la Foguera Calderón de la Barca se presentaba el monumento denominado, según su magnífico boceto en tinta, Memorias de un devorador de arroces, e iba a ser levantado en la esquina de la calle Manuel Antón con Calderón de la Barca. Constaba de una enorme paella central, sobre la que un hambriento personaje daba cuenta de un buen plato, sentado cómodamente en una mesa de restaurante ante las columnas de la estación de ferrocarril.

    Foguera Calderón de la Barca 1929
    (Archivo José Luis Cano)

    De dimensiones modestas, con 3 x 3 metros de base, la Foguera Plaza de Juan Poveda fue titulada por el artista La primera 'squilá, de acuerdo con el boceto conservado, en tinta azul, y quedaría instalada delante de la fuente de la plaza de Juan Poveda, actual plaza de San Cristóbal. La pequeña referencia a la explicación del monumento en la revista La Foguera de 1929, no ofrece muchas dudas acerca del contenido de esta sencilla obra: «Está vist que en este mon tot pasa y tot es fa vell: el cabell fon pa Sansón lo mes fort que havía en ell, y huí priva la "garsón", es dir que sobra el cabell».

    Foguera Plaza de Juan Poveda 1929
    (Archivo Miguel Soler)

    Miguel Carrillo Soler repetiría los dos años siguientes en la misma demarcación. Así, en 1930 el artista plantó otra modesta foguera de 5 x 3 metros de base, titulada ¡Rinden armes!, según consta en su boceto realizado en tinta azul. La revista Alacant. Fogueres de San Chuan de 1930, explica de este sencillo monumento: «Sobre dos grosos cañons, el símbolo de la pau vol a totes les nasións vore si les armes trau. ¿A la forsa qui no guaña contra les armes de caña?».

    Foguera Plaza de Juan Poveda 1930
    (Foto Lucentum)

    Y en 1931, la foguera la titularía el artista La desbandá, según expediente y boceto conservados en el AMA. La sucinta memoria que contiene la solicitud de plantà, dice lo siguiente: «La inspiración de esta "foguera" está basada en que en el momento de la proclamación de la República en España, con el contento y aplauso del pueblo, hacen "desbandá" los zánganos de colmena en vista de los acontecimientos». Una enorme colmena simbolizaba el trabajo, al lado de la efigie de la República portando la bandera tricolor, y de ella huían los que se aprovecharon del anterior régimen.

    Boceto y Foguera Plaza de Juan Poveda 1931
    (Boceto, número extraordinario de Fogueres de El Tio Cuc 1931, AMA;
    foto, llibret de la Barraca «I no voliem» 2013, archivo Armando Parodi)

    Pero Carrillo no tuvo fortuna, ese mismo año, cuando pretendió plantar una foguereta y varios grupos callejeros anunciadores en diversos puntos del centro de la ciudad, cuyo permiso fue denegado por el Ayuntamiento. Su intención queda recogida en un magnífico boceto en acuarela que se conserva en el Archivo Municipal, y su tramitación generó abundante documentación. Alcaldía decidió delegar a la Comisión de Gobernación la decisión de tratarla como una autorización más de foguera, o aplicarle un procedimiento especial. La solicitud de plantà comentaba que la foguereta «representa una alegoría del comercio y la industria; los grupos serán más o menos, según las casas anunciadoras», y añade que las figuras sueltas, también anunciadoras, estarían distribuidas por las calles de la capital. Dejaba a criterio de Alcaldía la ubicación, y no descartaba que fueran más de una las plantadas, en cuyo caso se presentarían posteriores solicitudes de autorización con sus correspondientes bocetos.

    Boceto denegado de foguereta y grupos callejeros anunciadores, 1931 (AMA)

    Pero lo más delicado venía a continuación: «Como seguramente los gastos de esta foguera y figuras anunciadoras, ha de ser superior, en el presente año, a los ingresos, es por lo que el abajo firmante se permite solicitar se le conceda la exclusiva para esta publicidad, durante el plazo de diez años, abonando, como es natural, los arbitrios pertinentes». La Comisión de Gobernación decidió darle el mismo tratamiento que le aplicaría a una foguera, con los mismos criterios, pero no accedió a las pretensiones de Miguel Carrillo, pues se consideró que el artista lo hacía con fines lucrativos. Sin embargo, su nieto y también escultor, Adrián Carrillo Valero, matiza al respecto que, «siendo justos, se debería mencionar que la comisión no tenía dinero, y que mi abuelo propuso esa fórmula para poderla financiar».

    Miguel Carrillo jamás fue premiado pero, paradójicamente, fue profesor de gran cantidad de artistas foguerers que triunfarían con sus obras. Padre del escultor y también artista foguerer, Adrián Carrillo García, y abuelo del mencionado e igualmente escultor, Adrián Carrillo Valero ?Adriano Carrillo?, si bien este nunca ha trabajado el arte efímero.

    Adrián Carrillo García (Alicante, 1914-1979) no tuvo más escuela que la de su padre, aunque sí cierta influencia de Daniel Bañuls, pero suficiente para dotarle de sobradas cualidades escultóricas que, con el paso del tiempo, fueron el eje de su trayectoria artística foguerera, que le valió un merecido prestigio.

    Adrián Carrillo García
    (Archivo Agustín Pantoja, fragmento)

    Estudió el Bachillerato en el Instituto de Enseñanza Media de Alicante, trabajando en los ratos libres y en vacaciones en el taller de su padre. Obtuvo una bolsa, para ampliar estudios, de la Excma. Diputación Provincial. Dominaba todas las facetas de la escultura, como demuestra la gran cantidad de obras realizadas, tanto en bronce, como en piedra, mármol, caliza, madera policromada e incluso acero u hormigón, llevando su obra desde el clasicismo mediterráneo hasta la abstracción geométrica en los setenta.

    Son ejemplos representativos de su extensa producción: relieves en piedra caliza, en los edificios de Obras Públicas y Junta de Obras del Puerto; relieves en el Colegio de Huérfanos Ferroviarios; retablo de la capilla del Instituto de Enseñanza Media, en piedra caliza sobre mosaico; un San Gabriel corpóreo en la fachada de la iglesia de este barrio; relieve en mármol en el que fuera Hotel Carlton; así como un buen número de obras repartidas por nuestra provincia. Fuera de Alicante: un monumento en mármol al Alcalde Teresa y otro en bronce al Alcalde Martínez, ambos en Almansa; un relieve en la fachada del Colegio del Santo Ángel y un San José en piedra, ambos en Madrid; un San Isidro en madera policromada en Benagéber (Valencia); y en el mismo material y técnica, una Virgen con Niño en Llanos del Caudillo (Ciudad Real).

    Como artista de fogueres, su aportación se inicia en 1934, realizando tres obras antes de la contienda nacional, en colaboración con otros autores y abierto a la influencia de las corrientes artísticas de la época, entre las que cabe destacar, el año de su debut, El puñao de rosas, en colaboración con José Barahona y Antonio Esplá. Un tributo a Carlos Arniches que le valió el Tercer Premio de Categoría A para la Foguera Plaza 14 de Abril, actual Calvo Sotelo, dotado con 500 pesetas. Aunque la solicitud de plantà menciona la entrega de fotografías del boceto, lo cierto es que no se conserva ni lo uno ni lo otro.

    Foguera Plaza 14 de Abril 1934 (AMA)

    La foguera, de planta rectangular, tenía 8 x 16 metros de base y 18,5 metros de altura y fue plantada entre la calle Canalejas y la avenida del Doctor Gadea. La solicitud apuntaba que el monumento «se limita a crítica de escenas locales inspiradas en títulos de obras de nuestro Foguerer Machor e hijo ilustre de Alicante, Don Carlos Arniches». Y el número extraordinario de Fogueres de El Tio Cuc solo recoge esta escueta explicación:

    Com el foguerer major
    d'esta foguera és Arniches
    li tributen este honor.

    En 1935, Adrián Carrillo, en coautoría con Pedro Valdés, plantó en Categoría B para la Foguera Méndez Núñez, actual Rambla, el monumento La isla olvidada, que obtuvo el Premio de Turismo, muy probablemente por su temática: nuestra isla de Tabarca. Midió 12,2 x 3 metros de base y se instaló a la altura de los números 1 y 3 de la avenida.

    Foguera Méndez Núñez 1935 (Festa 2005)

    La solicitud de plantà se acompaña de un boceto de un lateral en lápiz sobre cartulina, así como una foto autorizada del otro, en acuarela. Consta una extensa explicación del monumento:

    El asunto de esta foguera tiene por motivo, el mostrar el abandono y el olvido en que se encuentra la Isla de Nueva Tabarca, o L'Illa (como decimos los alicantinos), y para ello el desarrollo de la «foguera» es un contraste de la isla tal como era en tiempos de Carlos III (que fue quien la urbanizó y fortificó), o sea que entonces se la tomó en consideración, y en cambio después de dos siglos de civilización se la tiene abandonada.

    Describe a continuación uno de los laterales, en la época floreciente de la isla: «la parte antigua (buscando trozos bellos y característicos de "La Isla") la representamos en tres escenas; una de ellas el torreón, con un trovador que va a dar la serenata a su bella; otro cuadro como parte guerrera, con un centinela a la puerta de la muralla; y por último una escena que representa un puerto que existió (y del cual carecen hoy día)». En el otro lateral, la otra cara de la moneda: «las miserias y calamidades que tienen que pasar los pobres pescadores, siendo así, que ya viejos tienen que trabajar y exponerse a los peligros del mar, [...] el momento en que dado el fuerte viento es dificilísimo por no decir imposible el varar el barco, [...] el cuadro triste del hombre que tiene a la mujer enferma y no tiene médico que ponga remedio a su dolencia». Y entre ambos, en «un trono se halla una alicantina la cual recibe a una sirena que viene a presentarle a un representante de la "Isla" para pedirle protección».

    Ambos autores, este mismo año plantaron el monumento de la Foguera Plaza de Hernán Cortés, titulado Alicante ideal, también de Categoría B, con 8 metros de base y 10 de altura, en el cruce de las calles Las Navas y Aranjuez, actual Felipe Bergé. Se conserva un boceto en acuarela sobre cartulina, así como una explicación de la foguera que hace referencia a las tres caras del mismo. En la primera de ellas «hacemos ver la necesidad que tiene Alicante y en particular este barrio de purgar el vecindario de tantísimo bar de camareras y casas de prostitución; y para tal objeto situamos toda esta gentecita en un barrio, "Barrio Chino" que poseen todas las ciudades bien saneadas de esta chusma». La segunda de las escenas «se refiere al proyecto de urbanización de la calle Torrijos que debían prolongarla hasta Gabriel Miró y en general a los proyectos de urbanización de todo Alicante». Y el último de los frentes de la foguera «representa en guasa la falta de protección que tiene el saber de esta población y situamos una fuente del saber donde se dirigen tres representaciones del arte, ciencia y trabajo por indicación de una encarnación de Alicante».

    Foguera Plaza de Hernán Cortés 1935
    (Archivo Adriano Carrillo)

    La Guerra Civil Española había llevado al exilio o a la cárcel a muchos de los artistas e intelectuales alicantinos de los años treinta. Estos difíciles años de posguerra hicieron mella en un carácter tan sensible como el de estos artistas plásticos. Ya no eran reclamados por las instituciones ni valorados por la prensa. Sin otro oficio, tuvieron que subsistir como pudieron en esos años tan duros. Poco a poco el grupo de amigos pudo volver a reconstituirse, con nuevas incorporaciones, en torno a distintas tertulias y en algún estudio como el de Gastón Castelló. Y fue de esta forma cuando en 1944 surgió la posibilidad de colaborar con la comisión de un barrio tan querido para ellos como el de la plaza del Puente.

    Foguera colectiva Plaza del Puente 1944 (AMA)

    Adrián Carrillo volvió a ser noticia entonces, cuando colaboró solidariamente con sus amigos los pintores Gastón Castelló, el alcoyano Miguel Abad Miró, Emilio Varela, Melchor Aracil y Manuel Albert, además de los escultores Daniel Bañuls y José Gutiérrez, en el célebre monumento colectivo de la Foguera Plaza del Puente, actualmente Puente-Villavieja, titulado ¡Cuidado con nuestro barrio!, Tercer Premio de Categoría B, dotado con 200 pesetas, demostrando su estrecha relación con el entorno plástico alicantino de la época. Un monumento que representaba las casas típicas de ese barrio, flanqueadas por dos grandes lienzos de Aracil y Varela. Además, el reconocido músico alicantino Rafael Rodríguez Albert colaboró con esta foguera poniendo música a una letrilla de Eduardo Irles que decía:

    Barri de la Vila Vella
    ánima ardent d'Alacant;
    cases morenes al sol,
    vestides de colors clars,
    que s'empujen al Castell
    per a mirarse a la mar.

    Palacetes y carrerons
    ahon s'adormeixen els anys.
    Un so d'alegres dolçaines
    sona desde d'un temps d'antany.
    I, entre vives iluminaries,
    la dança broda el seu pas.

    ¡Vila Vella, Vila Vella!
    Tens en la plaça del Pont
    ?entre el Castell y la mar?
    d'Alacant, el noble cor.

    Barri de la Vila Vella,
    ánima ardent d'Alacant...
    Gavines y colomets
    volen baix un sol triomfant.

    Sería en esta su segunda etapa, a mediados de los cuarenta ?1945-1947?, cuando Adrián Carrillo, ya en solitario, marcó tendencias con sus obras, minuciosas, intimistas y de cortas proporciones, caracterizadas por su respeto a la corriente estética imperante, armónicas y con sensación de unidad, gracias a unos ninots llenos de vida y en su lugar apropiado dentro del conjunto del monumento. Prueba de ello son sus dos ninots indultats consecutivos, en 1946 por el grupo Las Hilanderas, y en 1947 por la figura de una alicantina engalanándose, ambas en la foguera que plantara en la plaza de Gabriel Miró, demarcación fija en el trienio, pues solo plantaría el primero de los años dos fogueres, la segunda de ellas en San Antón Alto. Los tres años fue premiada.

    Su debut en la Foguera Plaza Gabriel Miró se vio coronado por el triunfo. Costumbres de ayer y de hoy fue Primer Premio de Categoría B, dotado con 600 pesetas. Un monumento que plantaría en la plaza de Gabriel Miró, a la altura de la calle Ojeda, de la que la Revista Oficial de las Hogueras de San Juan 1945 recoge la siguiente explicación:

    Todo tiempo pasado fue mejor... Nostalgia de costumbres netamente españolas por alicantinas esparcidas en el olvido y el tiempo. Melancolía de ver que las cosas más bellas del pretérito «llegan a nosotros como silenciosas piezas de un Museo». «Porrat de la Candelaria», «Festes de carrer», ¿dónde estáis ya?, se pregunta el alma del artista. Todo ha sufrido modificaciones y mutilaciones dolorosas. ¿Dónde el ayer espiritual y genuinamente nuestro?... «Como pétalos de una flor deshojada, perdieron su aroma y su color...».

    Boceto de la Foguera Plaza Gabriel Miró 1945
    (Revista Oficial de las Hogueras de San Juan 1945, archivo Armando Parodi)

    Pero el simbolismo y consigna del monumento que plantara ese mismo año para la Foguera San Antón Alto, no caló lo esperado a afectos del Jurado. Plantado en la confluencia de las calles Valencia y San Carlos, según el llibret de la Foguera:

    Un carro simbólico en forma de hoguera representa nuestras fiestas, tirado por dos briosos corceles, y conducido por un alicantino, arrolla cuantos obstáculos se interponen en su camino, como remate y apoyado en el escudo de nuestra ciudad, va una mujer alicantina que sonríe. El triunfo de les fogueres es el triunfo de Alicante.
    Por los bajos, se recogen escenas variadas, de las inmensas dificultades que encuentran todas las comisiones de hogueras para cumplir su cometido.
    Unas figuras en relieve, meditan sobre el estado decadente de la fiesta.
    En el testero superior a modo de monumento, don Ramón [Ramón Aracil Salas], el eterno presidente y en el testero posterior, una figura que se orina en la foguera; esta figura representa a todos aquellos que después de no prestar ayuda a estas comisiones, aún se vanaglorian de ello.
    Esta descripción, aunque breve, recoge el verdadero significado de estas hogueras y creo será comprendida por todos, acojamos con cariño esta consigna: «Tot per Alacant» [que fue el lema de la foguera].

    Foguera San Antón Alto 1945 (Fogueres1998)

    En 1946, el título del monumento plantado para la Foguera Plaza Gabriel Miró fue No cal que amarreu els gats, de nuevo Primer Premio de Segunda Categoría, con 1.000 pesetas de asignación. La exquisita explicación de la foguera, que merece la pena reproducir completa del llibret, es la siguiente:

    Rememora la «foguera»
    nuestras costumbres marinas
    y exalta aquella «peixquera»
    del «llus», el «moll», las sardinas,
    el «llobarro», la palaya,
    el «polp», el «gall» y la almeja,
    y la sabrosa «morralla»
    producto de la «pareja».

    Ya no se vende el pescado
    por las calles de Alicante
    porque parece pecado
    y, además, no es «elegante»
    pregonar a voz en grito
    la sabrosa mercancía
    bajo el sol de mediodía
    en las playas de Levante.

    «¡Llus y molls de la parella!»
    es un anuncio vulgar
    y los productos del mar
    no necesitan aquella
    manera de vocear:
    para su venta está el bar
    y, para «pescarlos» ellas.

    La verdad es que, señores,
    las cosas cambian de un modo
    que no es que perdamos algo,
    es que lo perdemos todo.
    Nuestros refranes mejores
    los vamos viendo morir
    y ni «a San Chuan, bacores»
    vamos a saber decir.

    Bien está que «Don Progreso»
    vaya limpiando el camino,
    pero que no barra eso
    de sabor alicantino,
    ni ese típico pregón
    del dorado salmonete,
    ya que con su adquisición
    se nos va casi un billete.

    Mas también hemos pensado,
    con nuestra razón a solas,
    que no vemos del pescado
    mas que «colas», muchas «colas».
    Aquí no se ve la pesca,
    aquí no hay más que negocios
    porque hay mucha gente fresca
    en sociedades y en «socios».

    En «socios» que viven bien,
    de una moral ejemplar,
    que cobran el cien por cien
    de un trozo de calamar.
    Y como el «socio» es un «hacha»
    para el negocio en cuestión,
    pues te disfraza la alacha
    y dice que es boquerón.

    Si tú, lo quieres, lo tomas,
    y, si no quieres, lo dejas,
    que no se reparten bromas
    ... ni se reparten lentejas.
    Y así la vida no es grata
    pues, mirando esos extremos,
    algunos meten la «pata»
    y «los marinos», «los remos».

    Foguera Plaza Gabriel Miró 1946
    (Archivo Adriano Carrillo)

    Siendo nuevamente premiado, Adrián Carrillo plantó en 1947, por tercera vez consecutiva, el monumento de la Foguera Plaza Gabriel Miró, Cansons de mona, merecido Primer Premio de Primera Categoría, la máxima en su época. Su explicación en el llibret de la Foguera es muy extensa, ocho páginas, que se inicia con una «versión castellana», la siguiente:

    La hoguera es, toda ella, una glosa satírica de las canciones que el pueblo ha cantado y canta todos los años durante las fiestas de Pascua Florida.
    Por ello, en cada elemento de la hoguera se han escrito estas canciones que «toman cuerpo» en las diferentes actitudes de los personajes, avalados por fondos alusivos.

    Continúa, ya en valenciano, alabando al artista y a su obra:

    Cuidadós, púlcre, ordenat
    i artiste de cós sancèr,
    Carrillo ha fet i ha pensat
    lo millor que s'ha plantat
    en este alegre carrèr.

    Y despliega seguidamente tantos actos como escenas contiene la foguera, cada una titulada como esas tradicionales canciones de mona: «Que rode la mola, / que torne a rodar»; «Les xiques de l'horta / se volen casar»; «¡En el dit, dit, / en la má, má... / en el cólse, cólse, / i al c... li pegará!»; «A la rum, rum / cabaset de fum...»; «Tiene mi tarara / unas pantorrillas / que parecen cañas / de colgar morcillas»; «Que no me la encendrás / en el pío, pío, pío / que no me la encendrás / en el pío, pío, pá».

    Termina con los versos: «¡Cantem les cançons de mona / en pau i en felicitat... / mentres els estraperlistes / fan cáses en la Explaná!», seguidos del consejo ?Conçell? de que «Per plantar una foguera / tres còses tenim que fer: / rifar raçions de tercera, / un padrí en bóna cartéra / i un president... foraster».

    Foguera Plaza Gabriel Miró 1947
    (Archivo Adriano Carrillo)

    Su máximo logro y su última obra, ya que, en plena cumbre de su éxito, abandonó la creación de fogueres, si bien dos años después ejercería un importante papel en el funcionamiento del Gremio de Artes Plásticas, como enlace con los artistas foguerers. Años después, fue designado en varias ocasiones Jurado de Fogueres, mostrándose abiertamente contrario a la barroquización del monumento.

    Fue padre del también artista Adrián Carrillo Valero ?Adriano Carrillo? (Alicante, 1946), continuador de esta saga, que se decantó igualmente por la escultura, obteniendo un gran reconocimiento por parte de su ciudad, Alicante.

    En su obra utiliza diferentes materiales desde piedra a madera a través de los que consigue plasmar esa alternativa a la figuración, investigando las posibilidades del informalismo matérico y la abstracción geométrica. Estas técnicas las aplicó también ocasionalmente a la pintura. Su producción es un compendio de distintos registros plásticos donde Carrillo deja patente tanto su estética como los temas sociales de su tiempo, si bien este magnífico escultor nunca se decantó por el arte foguerer.

    (Artículo publicado en el blog "La Foguera de Tabarca")




  • PRESENTACIÓN DEL LIBRO "EL SILENCIO DE LAS ESTRELLAS" DE MIGUEL ÁNGEL PÉREZ OCA - 13-05-2017

    El miércoles 26 de abril de 2017 nuestro compañero Miguel Ángel Pérez Oca presentó en la Sede de la Universidad de Alicante, sita en el Parque de Canalejas, su obra "El silencio de las estrellas". Esta obra, elegida entre las 31 participantes, ha obtenido recientemente el I Premio de Novela de Ciencia Ficción Ciudad del Conocimiento de Dos Hermanas (Sevilla) que convocan el Parque de Investigación y Desarrollo Dehesa de Valme S.A. y Premium Editorial .

    El acto se desarrolló en la Sala Rafael Altamira y fue presentado por Federico Pastor, presidente de la Agrupación Astronómica de Alicante y Ana Ponce de León, de la Tertulia Filandon, que ha obtenido recientemente el 3º Premio de Relatos Urbanos. 

    Asistieron conocidos escritores y poetas locales, como Mariano Sánchez Soler, Teresa Rubira y Julia Díaz Climent, y prestigiosos catedráticos de la Universidad de Alicante, como el astrofísico y ex diputado Guillermo Bernabeu, y el director de la Sede Universitaria Jorge Olcina, componentes de la Tertulia Literaria "El Filandón", socios de la Agrupación Astronómica de Alicante y público en general hasta completar el aforo de 100 personas de la sala.

    "El silencio de las estrellas" ha sido publicado por Premium Editorial dentro de la Colección Quasar y cuenta además con portada del propio Miguel Ángel Pérez Oca.

    La novela de nuestro compañero transcurre en un futuro cercano y narra el interés despertado tras el hallazgo del fósil de un ser primitivo en la superficie de Marte. Tanto es así que todas las agencias espaciales se coordinan para financiar y construir una gran nave interestelar en las inmediaciones de la Tierra.

    El propósito es embarcar a cuatro tripulantes, dos ingenieros, una geóloga y una científica Premio nobel especializada en exogenética, y poner rumbo a los dos planetas descubiertos por el observatorio lunar Mare Moscoviense más similares a la Tierra y con más probabilidades de albergar vida inteligente, situados a 700 años luz de distancia en la estrella Z351 Orionis. Su misión será la de descifrar, después de que el proyecto SETI haya sido abandonado definitivamente, por qué nuestra civilización no ha recibido aún señales del espacio exterior.