69
Voto(s)
 La Isla Mágica

<{$site.name}> Escuetas deflagraciones pseudo intelectuales sobre actualidad, opinión, humor, música, tecnología y cultura

www.laislamagica.com | Detalles
Categoría : Inicio > Actualidad

  • RSS Feeds : La Isla Mágica (Feed) : La Isla Mágica (Feed)

  • Hoy, de nuevo, estoy orgulloso de ser Español. - 21-05-2011

    Desde las profundidades de la selva quiero hacer un llamamiento. Hace ya casi un año que abandoné mi venerado país, simplemente porque no quería ser testigo de su dramática agonía. No me faltaba trabajo, ni dinero, fue un gesto egoista e interesado, sólo buscaba la felicidad... y la encontré. La encontré entre gente sencilla y pobre, alejado del terrible veneno del consumismo y la mediocridad, en las profundidades de este maravilloso país que es Panamá.

    Pero ayer mi felicidad se vio truncada por una situación inquietante, fruto de una noticia tan importante que se filtró hasta este recóndito rincón del mundo. Ayer, otro de esos días que se podría haber disipado entre la bruma de la indiferencia y la despreocupación se acercó a mí un buen amigo, europeo, expatriado como yo, y me dijo: "ya no es algo de España, en todo Europa ha empezado la revolución, os damos gracias de corazón a los españoles".

    Y mientras una lágrima de ágria feliciad rodaba por mi mejilla deseé profundamente estar en casa.

    Y entendí todo. Entendí que todos esos titulares que venía leyendo algunas mañanas, siempre que la conexión me lo permitía, y que hablaban de 'pequeñas manifestaciones antisistema en Madrid' no eran mas que burda y sucia propaganda. Entendí que por fin, tras muchos años de letargo pseudo democrático, España, mi país, había recuperado su pasión revolucionaria y, de nuevo, éramos el motor de Europa. Obviamente no el motor económico, ¡para qué coño!, si no algo mucho más importante, algo que generaciones de todo un continente agradecerían durante muchos y muchos lustros. Y por fin volví a sentir ese cosquilleo que tanto echaba de menos, esa sensación que sólo puede producir EL ORGULLO DE SER ESPAÑOL.

    Movimientos como #nolesvotes, #democraciarealya  o #15m han trascendido, desde su insólita originalidad, los límites de la realidad. Los límites de esa realidad artificial y premeditada que ha pretendido emular el mundo Mátrix durante los últimos años. Esa realidad disfrazada de azul y rojo, según el día o la hora. Esa realidad oculta tras la letra pequeña de las mensualidades de nuestras hipotecas, de nuestros coches o nuestras vacaciones. Esa realidad tamizada por las líneas editoriales de nuestros medios. ¡Esa puta realidad de mierda que sabe a aceite de palma y sacarina!.

    Aquí, en este mundo casi perfecto que se respira a más de 8.000 km de Madrid lo normal es ignorar las noticias que llegan de casa pero en esta ocasión la repercusión que éstas han tenido entre la colonia de expatriados europeos lo ha hecho totalmente imposible. En España ha empezado una revolución que se está extendiendo como un terrorífico vírus a todo el mundo. Nadie que no sea expatriado podría entender la mezcla de pasión y rabia que fluye por las venas del que, en estos momentos, esté alejado de su tierra.

    Daría la vida por estar participando en eso que habéis empezado...

    Una vez más, desde este recóndito rincón del mundo os ruego que la revolución no paré. Lo que habéis empezado es único e irrepetible. Lo que se habla de España en cualquier rincón del planeta es inédito. El minúsculo milagro económico español es absolutamente insignificante comparado con lo que podemos hacer por el mundo si queda para la historia que nosotros fuimos los responsables de una revolución que cambió para siempre el sistema.

    Jamás, cuando abandoné pesaroso y cabizbajo España, hubiera imaginado que un tipo de centroeuropa, en centroamérica, se iba a acercar a agradecerme personalmente, de corazón, lo que mi país estaba haciendo por el suyo y por todo su continente... ¡¡No lo paréis!!. Si hemos de ser recordados por algo que no sea por nuestra reciente etapa de paletos nuevos ricos, que sea por haber devuelto la dignidad al mundo libearándolo de su mayor lacra y haciendo, de una vez por todas, Justicia.

    MANIFESTAOS, PELEAD, EXIGID E IMPONEOS. Es vuestro derecho y el mío, e inevitablemente es nuestro destino, a pesar de la distancia, al fin y al cabo es lo que nos hace estar, otra vez y para siempre, ORGULLOSOS DE SER ESPAÑOLES.


  • La Segunda Restauración - 17-06-2010

    Desde hace muchos años, 32 más o menos, en España se escucha hablar incesantemente de nuestra ínclita Constitución. Los medios oficiales y demás difamadores profesionales nos recuerdan anualmente los años que llevamos de democracia y se les llena la boca de orgullo y satisfacción al celebrar los 20, 25 o 30 años, cualquier cifra redonda, mientras el público, satisfechas sus necesidades democráticas básicas, cambia de canal en busca de alguna pedorra recauchutada haciendo gala de su profundo analfabetismo.

    Si uno se para a pensarlo todo ello forma parte de la campaña propagandística que desde el principio acompañó a nuestra actual Carta Magna, documento que apenas ha sido analizado y por lo tanto discutido. Luego uno escucha que la democracia francesa data de 1.791 (si consideramos que democracia y constitución son paralelas, lo que no es del todo realista), o que la norteamericana existe desde 1.787, y que algunos de los derechos fundamentales que hoy consideramos básicos fueron adoptados por el Reino Unido ya en el siglo XVII, y resulta inevitable asumir lo ridículo de enorgullecerse de una democracia de 32 años.

    Pero la realidad no es así...

    Por algún motivo los medios, los políticos y los responsables educativos ignoran por completo la historia constitucional de España, quizá como parte de esa obsesión por borrar la memoria histórica, aunque ésta nos sirva para bien, como es el caso.

    España ha tenido a lo largo de su historia 7 constituciones aprobadas, además de otras tantas que no llegaron a ver la luz. La primera, como todo el mundo sabe, es de 1.812, la famosas 'Pepa' o Constitución de Cádiz. Nuestra primera constitución nació apenas unos años después de las primeras del mundo (EE.UU. y Francia) y en ella se aprobaban conceptos tan originales para la época como la soberanía nacional (en contraposición a la real), la división de poderes, el sufragio (masculino e indirecto, pero sufragio) y una básica declaración de derechos fundamentales.

    A pesar de que tanto ésta como las sucesivas Constituciones españolas duraron relativamente poco al ser abolidas o sustituidas en los distintos acontecimientos de la tormentosa historia reciente de nuestro país, en ellas se iban incluyendo conceptos que poco a poco nos acercaban a la democracia tal como hoy la conocemos. Primero el sufragio censitario restringido (sólo los ricos votan), luego el sufragio universal masculino, y por fin en la Constitución de 1931 (la primera Constitución Española realmente democrática y un documento inédito para la época) el sufragio universal junto a los conceptos de estado laico, amplia declaración de derechos fundamentales y definición de soberanía popular, lo que por fin abandonaba el confuso concepto de que la nación, como ente abstracto, era su propia soberana.

    Nuestra historia democrática es, a pesar de todos sus lapsus y vaivenes, suficientemente extensa como para enorgullecernos de ella, tanto si consideramos que comenzó con la Constitución de Cádiz, en 1.869 con el sufragio universal masculino, o en la Segunda República. Lo que sin duda es ridículo, además de atender a extraños intereses, es pretender que esta historia comenzó en 1.978.

    Por lo tanto, cuando hoy en día asistimos indiferentes al atropello absoluto a los derechos fundamentales definidos en la Constitución y avalados por la tradición democrática de España que se está produciendo, no hablamos de pasarse por el forro de los cojones -con perdón- un librito de 32 años. Hablamos de dilapidar, de nuevo (porque eso sí que es una tradición en España: la de los golpes de estado y sucedáneos) un proceso que comenzó hace 200 años.

    Además, si no fuéramos una antología de desmemoriados históricos sabríamos que no es la primera vez que esto ocurre en España, y para muestra un breve texto de la Wikipedia sobre La Restauración:

    El sistema político que se estableció fue bipartidista entre el Partido Liberal-Conservador liderado por Antonio Cánovas del Castillo y el Partido Liberal-Fusionista que encabezó Práxedes Mateo Sagasta aunque tuvo mucho más que ver en su creación Cánovas del Castillo. Esto permitió superar el sistema de partido único que había abocado a una falta de legitimidad democrática a Isabel II y a su posterior derrocamiento. El nuevo panorama permitirá una mayor estabilidad, pero el encorsetamiento del sistema a la larga, con una alternancia política ficticia, causará graves problemas que desembocarán en la corrupción política, cuya base estaba en el denominado caciquismo.

    ¿No suena terriblemente familiar?

    Esperemos, de corazón, que esta Segunda Restauración acabe como la primera

    -----------------------------------------------

    Datos comparativos del origen de algunos principios constitucionales:

    • Sufragio femenino EE.UU. - 1.920 (masculino, 1.868)
    • Sufragio femenino Reino Unido - 1.928 (masculino, 1.918)
    • Sufragio femenino España - 1.931 (masculino, 1.869)
    • Sufragio femenino Francia - 1.944 (masculino, 1.848)
       
    • Abolición esclavitud Francia - 1.794
    • Abolición esclavitud Reino Unido - 1.833
    • Abolición esclavitud España - 1.837
    • Abolición esclavitud EE.UU. - 1.865
       
    • Primera declaración de derechos fundamentales Reino Unido - 1.689
    • Primera declaración de derechos fundamentales Francia - 1.789
    • Primera declaración de derechos fundamentales EE.UU. - 1.791
    • Primera declaración de derechos fundamentales España - 1.812

    -----------------------------------------------


  • A prueba de realidad. - 14-06-2010

    A prueba de realidad, así debe ser el revestimiento del despacho presidencial de La Moncloa, ¿o a nadie más le llama la atención el extraño patrón que se viene repitiendo desde que se estrenó esta etapa de la democracia española?. Me refiero a la perdida total de contacto con la objetividad del presidente de turno, sea del color que sea, a partir de su segunda legislatura.

    Y aunque se pueda pensar que tiene algo que ver con las mayorías absolutas, esa aberración que defienden los teóricos de la gobernabilidad y que se perfila claramente en contra de un verdadero espíritu democrático en el que todas las ideas tengan voz, en realidad el PSOE está gobernando con mayoría simple y necesita comprar literalmente los votos que precisa para aprobar sus DSL (Disparates de Segunda Legislatura).

    Y aunque a partir de ahora parece que la vía del decreto-ley va a cobrar fuerza, sustentada sobre el jergón de pavor y desconfianza que hábilmente nos han preparado, no creo que estuviera de más ir analizando las razones de este dañino patrón para cuando regrese la democracia, en unos años, tras el fracaso definitivo de la insurrección neocon (también conocida como La Revolución Gilito), ahogada en su propia avaricia (pobre iluso, ya lo sé).

    ¿Quizá se podría empezar con una Ley Electoral más justa, en la que los partidos en el poder tengan que ganarse el voto de cada día con el sudor de su frente y la aprobación de las minorías? (esas que sumadas seguro que hacen mayoría)

    Quizá serviría de antídoto para el condenado Síndrome de la Moncloa...




  • Economía de plantilla - 25-05-2010

    Les confieso que me ha costado un rato recuperarme tras leer íntegro el informe sobre España del Fondo Monetario Internacional y sus recomendaciones. Aún me recorre un pequeño escalofrío el cuerpo cada vez que veo la pestaña abierta en el navegador...

    Básicamente, tras felicitarnos por las últimas reformas propuestas y sugerir que haría falta algo más de recorte en el gatos público, recomiendan abaratar el despido, subir el IVA y demás impuestos indirectos (al consumo), rebajar las pensiones o aumentar la edad de jubilación, centralizar el control presupuestario de las CCAA, liberalizar aún más ciertos mercados como el de comercio minorista, servicios profesionales o alquileres y, agárrense los machos, privatizar y abrir a inversiones 'externas' las Cajas de Ahorro.

    Esta conocida plantilla, en la que sólo cambian el nombre del país que pretenden usurpar, parece salida de la mismísima pluma de Milton Friedman, ¿o lo está...?

    Aún no sé qué hago aquí todavía...


  • Medidas anti déficit. Mi versión de los hechos. - 18-05-2010

    Ante todo he de decir que no soy ni mucho menos experto en economía, aunque me apasiona la materia. Aún así, después de leer y releer artículos y ensayos de decenas de expertos creo que soy capaz de explicar con palabras sencillas todos esos conceptos que se manejan últimamente para defender o atacar las medidas propuestas por el gobierno, probablemente bajo serias amenazas de los Káiser (o Kaiserin) europeos, y el porqué yo me subo al carro de los que creen que son un absoluto disparate.

    Los conceptos básicos que se manejan son 'déficit', que no es otra cosa que la diferencia negativa entre gastos e ingresos del Estado (es decir, 'pérdidas') y 'deuda', que es lo que el Estado debe a Bancos Centrales y otras entidades de las que haya recibido dinero (es decir, 'préstamos').

    En el caso de los Estados, unas pérdidas moderadas permiten hacer frente a los intereses de los préstamos y renovarlos periódicamente. Es una situación 'aceptable'.

    Por otro lado, cuando las pérdidas del Estado se disparan, se disparan también los intereses por esos préstamos y se complica su renegociación. Cuando un Estado entra en esta espiral va directo a la quiebra si no consigue reducir el déficit. Como en la vida misma...

    ¿Y cómo se reducen las pérdidas?, llámenme Mr. Obvious, pero: A) Reduciendo los gastos y B) Aumentando los ingresos. ¡Tachán!

    La teoría de muchos expertos (en concreto todos menos los neoliberales) es que para reducir las pérdidas de un Estado que aspira a ser un 'Estado de bienestar' es múcho más rentable aumentar los ingresos, aunque sea pidiendo de forma puntual más dinero prestado, que reducir los gastos.

    En el caso concreto de España:

    A) Recortando los gastos: El Estado sólo puede recortar de las partidas que le atañen, es decir, las de gasto público. Los pros son obvios, se reduce el gasto, pero ¿y los contras?. Si se recorta en pensiones de jubilación, en prestaciones por desempleo, en sueldos y número de funcionarios, etc, y además ya no existe acceso a crédito alguno (ni se invierte en ello), se consigue una bajada importante del poder adquisitivo de la mayoría de los consumidores que, evidentemente, desemboca en una reducción de las ventas en las empresas llevándolas a la misma situación de déficit del Estado, y en última instancia a la quiebra.

    Además si se reducen la partidas destinadas a Ayuntamientos y CCAA, todas las empresas depedientes de estos están abocadas a la quiebra. Al final sólo habrá supermercados y venta ambulante.

    Por lo tanto, las consecuencias más obvias son que las empresas cierran, el paro aumenta, las hipotecas se ejecutan, etc... Las menos obvias, el Estado recauda cada vez menos de las empresas en concepto de impuestos de sociedades, seguridad social, etc. Menos en concepto de IRPF y seguridad social de trabajadores y autónomos. Y no digamos de parados.... Es decir, reducir el gasto público reduce a la vez los ingresos del Estado.

    Fuera de lo meramente económico implica, además, una regresión significativo en materias sociales, sanidad, educación, I+D, obras públicas, etc, es decir, en calidad de vida y en Estado de bienestar.

    B) Aumentando ingresos: Las formas de aumentar los ingresos del Estado son innumerables. Se ha hablado de aumentar impuestos a las rentas altas, de recuperar el impuesto de patrimonio, de acabar con sociedades de inversión con beneficios fiscales, como las SICAV, de gravar a los mercados de riesgo, de reflotar la economía sumergida... Se podrían añadir otras menos populares como aumentar moderadamente y de forma temporal los impuestos directos a empresas y trabajadores (lo que significan para unos 10 €, o para otros 100 €, para el Estado supondrían miles de millones para reinvertir), o incluso de alguna utópica como exigir a las entidades financieras el pago del dinero (o de intereses) recibido durante el año 2009 ahora que tienen pingües beneficios, pero al final la más viable y la que más dinero llevaría a las arcas del Estado es la más obvia: Que los más de 4 millones de parados volvieran a cotizar y que las más de 200.000 sociedades cerradas volvieran a pagar sus impuestos.

    Según los expertos (en concreto todos menos los neoliberales), la única forma de conseguir esto es aumentando la inversión pública en forma, principalmente, de ayudas directas (sin mediación de bancos) a estas empresas y autónomos para que retomen o inicien una actividad y contraten a futuros consumidores y cotizantes en potencia (en especial a todas aquellas empresas que propongan nuevos modelos productivos). En forma de créditos directos a bajo interés a particulares para que puedan permitirse un consumo razonable. En forma de inversión en administraciones públicas como Fomento (reubicando en obra pública a tantos y tantos parados de este sector, futuros consumidores y cotizantes), Hacienda (para que localice los miles de millones de € defraudados al Estado), Sanidad y Educación (dando trabajo a todos los especialistas en estas materias, futuros consumidores y cotizantes), Ciencia e Innovación (trabajando en I+D de nuevos modelos productivos que vayan progresivamente sustituyendo al difunto ladrillo) y en Ayuntamientos y CCAA (rescatando a miles de empresas que dependen de éstas, y cotizan)...

    En resumen, si el Estado invierte más dinero, que obviamente tendría que pedir prestado (sólo hay que ver las deudas de países como Reino Unido, EE.UU o Italia, que alcanzan en algún caso hasta el 110% del PIB) con el fin de reinvertirlo en estas materias, a medio plazo el aumento de los ingresos compensaría con creces el aumento del gasto y la reducción consecuente del déficit público permitiría, además de hacer crecer la economía, seguir emitiendo deuda cada vez en mejores condiciones.

    Si esto se combina con una reducción lógica del gasto público (sin que afecte al consumo), como reduciendo temporalmente las partidas de gastos militares o de financiación religiosa, terminando con puestos de las administraciones públicas duplicados o innecesarios, bajando todos esos sueldos públicos disparatados, o paralizando temporalmente esos regalos de dudosas inteciones como los 'cheques-bebé' o los famosos 400 Z's P.L.P (por la patilla), el resultado parece totalmente obvio.

    Fuera de lo meramente económico, acabaríamos disfrutando, además, de un país moderno, con una sanidad y una educación saneada, con nuevos modelos de mercado, etc, es decir, un auténtico Estado de bienestar.

    Y todo esto sin entrar en políticas de izquierdas de verdad, simplemente con conceptos moderados y perfectamente factibles.

    Y en cambio, hijo mío...


  • Adiós DIO, Rock In Peace - 17-05-2010

    Hoy el mundo de la música en general y del rock en particular está de luto. Se ha ido una de sus mayores leyendas (sólo hay que ver el emocionado homenaje del mundo entero en forma de miles y miles de comentarios en miles de Webs o bajo cada uno de sus vídeos en Youtube).

    DIO descansa en lo más alto del Olimpo del Rock sabiendo que aquí en la tierra jamás será olvidado.


  • R.I.P. - 14-05-2010


    Si vamos a ser pobres de todos modos seámoslo con dignidad y no humillados y expoliados para satisfacer los intereses de otros..